Tras habernos detenido, en nuestra visita a la capilla de la Purísima (hoy sacristía y museo) en la Virgen de Tremello y San Juan Evangelista, pasamos a estudiar otra igualmente interesante pieza: El Apostolado, que fue expuesta en la concatedral de Soria (2009),  decimoquinta edición de Las Edades del Hombre: Paisaje Interior, si bien en el catálogo aparece denominada como Ascensión.

El Apostolado en su actual ubicación

El Apostolado en su actual ubicación

Se trata de un relieve, hoy descontextualizado, en madera policromada (84 x 101 x 20 cm.) que sin duda formó parte, en su origen, del retablo mayor de la iglesia de Santa María, donde lo recordarán nuestros lectores más mayores. No nos caben dudas de que formó parte en el origen del retablo, pues sus caracteres formales son semejantes a los de otros grupos escultóricos que se disponen en él. En concreto los rostros de los apóstoles se asemejan notablemente con los que aparecen en la Última Cena. Aunque como se explica más abajo, algunos tratadistas lo denominen Ascensión, nosotros preferimos mantener el nombre más genérico y descriptivo de Apostolado.

El trajín que ha sufrido este relieve en la trayectoria histórica de cinco siglos del retablo de Santa María se debe a los cambios de gusto, reformas litúrgicas y el mero discurrir del tiempo. Las propias Cuentas de Fábrica reflejan actuaciones de «reparo» o «limpieza».

16.-_El_Apostolado._Photo_Club_de_Burgos_nº_4807._Custom

El Apostolado. Photo Club de Burgos n.º 4807.

Dejaremos para más adelante comentar las distintas reformas que han sufrido otras partes del retablo, y de las que tenemos constancia, para centrarnos hoy en las que afectan a esta pieza, empezando por las acaecidas en época barroca (1751) en la que se  incluyó en la hornacina central un gran ostensorio barroco retirándose el relieve del Apostolado. Existen múltiples testimonios fotográficos, de la década de los cincuenta del siglo XX, en los que nos encontramos con la ausencia de este relieve en el retablo y la presencia del ostensorio. Sin embargo, es curioso anotar que en una foto del artículo de Francisco Palacios, Gumiel de Izán escuela primaria de Santo Domingo de Guzmán (Boletín de la Institución Fernán González nº 133, 1955, p. 876), el relieve del Apostolado aparece superpuesto al ostensorio. En una nueva restauración en 1962, motivada por la declaración del templo como monumento histórico-artístico, el ostensorio fue retirado y su lugar lo ocupó el grupo de las doce figuras o Apostolado. En noviembre de 1997 comenzó la última restauración sufrida hasta la fecha, la cual se prolongó hasta mayo de 1998, patrocinada por la Junta de Castilla y León. En el curso de las tareas, se optó por retirar el grupo que ocupaba la hornacina central del banco (el Apostolado), considerando que no formaba parte del proyecto inicial del retablo, creyendo que pudo ser realizado en la restauración de 1962, hipótesis ilógica, a nuestro entender, ya que existen fotos del Apostolado con anterioridad a esa fecha(1), y sustituyéndola por una imagen gótica de la Virgen, que se guardaba en la sacristía, creyendo que podría haber pertenecido al retablo.

Este hecho nos sugiere una serie de interrogantes que afectan a la pieza que estamos tratanto: ¿Tiene sentido la colocación de la virgencita gótica muy anterior, del siglo XIII, en la hornacina central de la predela o banco del retablo dos siglos posterior? ¿Sus dimensiones son las apropiadas?

Volviendo al grupo formad por las doce figuras ¿qué escena representa?¿Pentecostés o la Ascensión?

Recientemente se ha interpretado este relieve como una representación de Pentecostés, dentro de un programa general de exaltación mariana, ligada a los misterio del Rosario. Para ratificar esta idea se ha traído a colación que los temas plasmados se asemejan al conjunto de escenas que se hallan en el grabado realizado por el dominico Francisco Doménech que se realizó hacia 1488. Sin embargo, no creemos que la identificación de esta obra se deba hacer con ese paisaje sino con la escena de la Ascensión por la disposición en elipse de los personajes. En primer lugar, en la citada lámina xilográfica también aparece, vinculado a los misterios rosarianos, la escena ascensionista. Por otro lado, la composición del relieve gomellano no parece responder a los clásicos modelos de la Venida del Espíritu Santo en los momentos finales de la Edad Media, ya que en estas representaciones la imagen de María se halla en el centro, rodeada de los apóstoles, tal y como aparece en el grabado de Doménech.

El relieve de Gumiel se articula en dos planos en los que se disponen doce figuras que representan a once de los apóstoles y a la Virgen. En el primero, encontramos cuatro personajes arrodillados, de los que sólo podemos identificar, casi con toda seguridad, a María que está ubicada en la zona central izquierda. Junto a ella aparece otro personaje que se halla de espaldas al espectador que puede ser san Juan Evangelista. Quizá los otros santos del primer plano sean san Pedro, que ocupa un lugar preferente en el centro, y Santiago el mayor. De pie se organizan ocho apóstoles, en grupos de cuatro. Todos se hallan mirando hacia el cielo, lo que nos ratifica en la idea de que nos encontramos ante una representación de la Ascensión. La escena de la Ascensión de la citada lámina de Francisco Doménech presenta unos rasgos muy parecidos a los del relieve que nos ocupa. En los retablos de las catedrales de Toledo y Oviedo, las escenas de la Ascensión adoptan una organización muy semejante a la del grupo de Gumiel formato que respetaría las dimensiones propias de las hornacinas gomellanas. (2) (3)

Bibliografía

LAS EDADES DEL HOMBRE. Paisaje Interior. Soria, 2009, pp.  515-516. 

ONTORIA OQUILLAS, Pedro: «Notas histórico-artísticas del museo de Gumiel de Izán», Boletín de la Institución Fernán González, nº. 199 (Burgos 1982) pp. 282-284.

—: Texto completo sobre la participación de Gumiel de Izán en Las Edades del Hombre.

Notas

(1) Vide Photo Club de Burgos nº 4507.- – Pedro ONTORIA OQUILLAS, «La iglesia de Santa María de Gumiel de Izán» en Boletín de la Institución Fernán González n.º 205, 1985, pág. 126 fig. 35.- – Francisco PALACIOS MADRID, Gumiel de Izán escuela primaria de Santo Domingo de Guzmán (Boletín de la Institución Fernán González n.º 133, 1955, p. 876.)

(2) Patricia ANDRÉS GONZÁLEZ, «En torno a la iconografía gótica en la Ribera del Duero : iconografía gomellense a fines del medievo» en Arte medieval en la Ribera del Duero. Biblioteca. Estudio e investigación, n.º 17, 2002, pp. 293-314.- – Guadalupe MENDOZA / Antonio MAYORAL, «Retablo mayor de la iglesia de la Asunción. Gumiel de Hizán. Burgos», en Restauración y rehabilitación n.º 27, 1999, pp. 20-26.- – Pedro ONTORIA OQUILLAS, «La iglesia de Santa María de Gumiel de Izán» en Boletín de la Institución Fernán González n.º 205, 1985, pp. 67-128.- – René Jesús Payo Herranz, Ficha «151. Ascensión» en Paisaje interior. Catálogo de las Edades del Hombre de Soria. Soria 2009 pp. 515-516.

(3) Texto adaptado de Las Edades del Hombre (2009: 515-516).