Hacemos un inciso para traer la década de los 60. En este caso la fuente no es protagonista, es un elemento más en una preciosa foto costumbrista que hemos encontrado en Internet.

El primer plano: la boda

 

Comitiva nupcial precedida por niño de comunión subiendo las escaleras de la iglesia. Al fondo la plaza

Boda en Gumiel de Izán 1963

Se trata de la boda de Antonio y Rosi, celebrada en abril de 1963 y sin duda un documento gráfico de gran valor para conocer nuestro pueblo un poco mejor.

La foto fue incluida en una de las muchas iniciativas, Álbum ciudadano de fotografías, que se hicieron en el 2011 bajo el proyecto Burgos Cuenta, que pretendía hacer memoria de lo que fue nuestra vida cotidiana bajo el franquismo (1936-1975).

El autor del artículo, Javier Coria, comenta:

La fotografía plasma el momento en que los novios acuden a la iglesia de Santa María en Gumiel de Izán. Como puede verse en la instantánea delante de los novios camina un niño vestido de comunión. Se aprovechaban las celebraciones para hacerlas juntas y, así, ahorrar algo de dinero. La Plaza de Gumiel sigue prácticamente igual.

Por nuestra parte queremos llamar la atención sobre las galas que lucían los invitados a la boda. Los hombres llevan traje oscuro y llevan la tradicional boina característica de pasadas generaciones. La madrina, detrás de la novia, luce traje de entretiempo y el típico cardado de aquellos años. Las niñas, ocultas por el propio traje de la novia, sostienen la cola de este.

También apreciamos un monaguillo a la izquierda por detrás del padrino, pues puede que fuera costumbre acompañar a los novios desde abajo y dar con ello más solemnidad a la entrada de los novios en la iglesia.

Por otro lado, no podemos olvidarnos de los espectadores. De siempre en Gumiel las bodas han sido un espectáculo y el «ir a ver la boda» sin duda uno de sus atractivos. Unas jovencitas, vestidas apenas con un jersey y calcetines, observan la escena desde el atrio. Otras dos ven pasar a los invitados desde el descansillo de la escalinata; una de ellas lleva un pañuelo como el que solían llevar las féminas en otras épocas.

El segundo plano: la plaza, la fuente, las casas

Como no podría ser de otra manera esta bonita foto tiene como marco una de las vistas más fotografiadas de Gumiel: las casas de la plaza a un lado y otro de la calle Zapatería y la propia calle al fondo. A la entrada, junto a la tienda de Afrodisio se aprecia el motocarro de su propiedad, con el que se desplazaba a Aranda a comprar el pescado.

Delante de la bocacalle la gente del pueblo, hombres y mujeres, con algún niño en mantillas en brazos de su madre, contemplan el paso de la boda a una distancia prudencial. Es curioso, pero siempre esperamos el paso de las bodas, de los entierros o de cualquier otro acto que vaya a ocurrir en la plaza desde ese lugar, a la entrada de la calle Zapatería.

Las casas de la plaza apenas han cambiado, solo la casa del rincón, donde ahora está la casa de Simón, es la que ya no está, pues fue derribada para construir la nueva. Esta foto nos deja por ese lado un buen recuerdo de lo que fue la arquitectura tradicional gomellana, de la que hoy apenas quedan ejemplares.

En cuanto al suelo de la plaza parece, con respecto a la foto anterior, que ya tiene algún tipo de asfaltado o cemento, las gallinas ya no pueden rebuscar en sus barros, como sí lo hacían en la década anterior.

Y llegamos a la fuente, motivo central de estos comentarios. Apenas se aprecia, pero fijándonos bien vemos que sobre ella un palo hace de soporte para la bombilla que iluminaba ese trozo de plaza por la noche.

Notas

Recordamos a nuestros lectores que pueden opinar libremente sobre el contenido de esta foto o añadir sus propios recuerdos, utilizando el espacio al final del artículo etiquetado como «Deja tu comentario».

La foto fue encontrada en <http://javiercoria.blogspot.com.es/2011/05/album-ciudadano-de-fotografias.html>

Los textos los han preparado Pedro Ontoria y María del Carmen Ugarte, con ayuda del equipo de Gomelia.