Continuamos nuestra visita dentro de la capilla de la Purísima deteniéndonos en la talla conocida como Virgen de Tremello, y que fue expuesta en la quinta edición de Las Edades del Hombre celebrada en Amberes (Bélgica).

Virgen de Tremello

Esta edición, por celebrarse en Amberes, tuvo un carácter internacional, llevando por título Flandes y Castilla y León. En ella estuvimos representados a través de esta interesante talla, quizá una desconocida para muchos gomellanos.

Esta imagen mariana, procedente de la ermita de Tremello, hoy lugar despoblado.

Ruinas de San Martín de Tremello (2008)

Ruinas de San Martín de Tremello (2008)

La Virgen, sentada en sencillo banco sin respaldo, sostiene al Niño, levemente desplazado, sobre una de sus rodillas. Sigue fórmulas antiguas que se repiten con pocas variantes a lo largo del periodo medieval. En este caso, María aún no ha abandonado la posición frontal, ni cierto hieratismo. No conserva las manos, pero llevaría una flor o fruto —manzana— en la diestra y sostendría —o protegería— lateralmente al Hijo con la izquierda.

Virgen de Tremello

Virgen de Tremello

Jesús bendice y muestra el libro abierto al creyente. La doble página no ofrece —si la hubo— frase o inscripción alguna. Esta alusión al magisterio, acompañada del gesto de bendición, reproduce la imagen infantil del Todopoderoso.

La Virgen se cubre con profusión de telas: camisa, túnica y manto. Completan su indumentaria velo y zapatos en punta. Falta el tocado, pues la cabeza ha sido serrada para adaptar una corona que sustituiría a la primitiva. Los pliegues de la ropa (salvo los del manto a la altura del cuello, en ligero zig-zag) se resuelven en fruncidos menudos, en cascada, unos más señalados que otros a fin de obtener el relieve deseado. El artista no descuida la parte posterior de la imagen, tratando con esmero el fino plisado del velo y la suave caída del manto por la espalda, que, pillado en el asiento, se ajusta a las caderas en nota realista.

El Niño viste túnica ceñida al cuerpo que no oculta su anatomía, y manto echado sobre el hombro. Va descalzo y sin corona.

Faz y cabellos de Madre e Hijo conservan la policromía, perdiéndose casi por completo en el resto. (Quedan rastros de color granate en la túnica de Jesús y dorado en el velo de la Virgen). Se mantienen la pintura del banco y escabel, consistente en fondo en tono ocre sobre e que destacan , en negro, flores cuatripétalas, círculos y arcos de medio punto peraltados. La imagen fue tratada por el Instituto de Restauración de Madrid en el año 1964. El interés mayor de esta «Maiestas Mariae» reside en la concepción del volumen y solución del plegado, fino y armonioso, que recuerda obras del románico avanzado, algunas burgalesas y próximas a su lugar de origen (Silos, Ahedo de Butrón, comarca de Sedano…). Pese a esta semejanza y afinidad estilística, nos inclinamos a datar la imagen en los primeros años del siglo XIII, en atención al tipo y modelado de los rostros.

La mirada atónita de la Virgen fue elegida como motivo de la portada del libro de Jiménez Lozano Los ojos del icono, libro en el que el autor y pensador castellano reflexiona sobre la importancia teológica de estas imágenes hieráticas, hoy en los museos, pero ayer en lugares privilegiados de culto.

Bibliografía

LAS EDADES DEL HOMBRE. CATÁLOGO. Vllaanderen en Castilla y León. Op de drempel van Europa. Antwerpen 1995 pp. 111, 118-119..

ONTORIA OQUILLAS, Pedro: «Notas histórico-artísticas del museo de Gumiel de Izán», Boletín de la Institución Fernán González, nº. 199 (Burgos 1982) pp. 282-284.

— «Virgencita de Tremello», Nos Interesa, n.º 32, 15-01-1997, pp. 14-17.

RUIZ MALDONADO, Margarita: «Virgen con el Niño» en Vllaanderen en Castilla y León. Op de drempel van Europa. Antwerpen 1995 pp. 118-119.

Virgen de Tremello en el Museo Gomellano (Pablo Las Hayas).

Virgen de Tremello en el Museo Gomellano (Pablo Las Hayas).

Notas

Fotografías antiguas de Pedro Ontoria. Foto actual cortesía de Pablo Las Hayas.

Texto completo sobre la participación de Gumiel de Izán en Las Edades del Hombre de Pedro Ontoria Oquillas.