Pedro Ontoria Oquillas nos recuerda en este artículo algunas de las piezas artísticas robadas tanto en el Museo gomellano como en la ermita de Reveche, algunas de ellas todavía no recuperadas. Dar publicidad a estas piezas de arte puede ser un primer paso para su recuperación. 

El Museo gomellano

El jueves 24 de octubre de 1985 el ABC difundía la funesta noticia de que seis tablas policromadas, conocidas como «del apostolado», y dos tallas antiguas fueron robadas en el museo parroquial de la localidad burgalesa de Gumiel de Izán. Los autores del hecho penetraron en el templo por la parte trasera en plenas vendimias, y procedieron a inutilizar las alarmas para poder sacar con tranquilidad las obras, todas ellas de los siglos XIV y XV. Dos de las tallas sustraídas representan a la Virgen María y Santa Ana con el Niño Jesús. Las piezas habían sido trasladadas recientemente desde la nave central del templo a una sala que había sido dotada de sistema de alarma.

Las seis tablas policromadas, denominada predela del apostolado, representa a los Apóstoles en series dobles, desde el busto, pero se cortó y falta un Apóstol (¿Judas?), fue recuperada a los pocos meses, pero los viles expoliadores cometieron el vilipendio de aserrarla y es como en la actualidad, después de su recuperación, se exhibe en el hermoso museo de la iglesia de Santa María de Gumiel de Izán.

tabla o predela del apostolado

Predela del Apostolado (P. Ontoria, 13-08-1977)

 

Inmaculada

Inmaculada (P. Ontoria, 13-8-1977)

Sin embargo, todavía no han sido recuperadas las tablas de Santa Ana, la Virgen y el Niño, Santa Lucía y una Inmaculada y las damos a conocer para que a través de su divulgación sirva de ayuda a sus localizaciones.

La tabla de Santa Ana, la Virgen y el Niño, cuyas dimensiones 0’85 x 0’66, es de autor desconocido, debemos incluirla dentro de la escuela castellana, de finales del siglo XV. Santa Ana está sentada sobre un trono ante un tapiz de brocado, encima de dos cojines. Sobre su rodilla derecha se encuentra su hija a la que sujeta por la espalda, mientras que con la izquierda coge el pie del Niño. Este tiene los cabellos largos y lleva la túnica abierta, mientras bendice con su mano derecha. María, con los cabellos descubiertos, sostiene a su hijo con ambas manos.

foto del cuadro Santa Ana, la Virgen y el NIño

Santa Ana, la Virgen y el Niño (P. Ontoria 13-08-1977)

La tabla de menor dimensión de la Inmaculada es de estilo barroco y está algo deteriorada (0,40 x 0’,7). Fue encontrada en el término o pago de San Martín, hacia el año 1965, por Víctor García Teresa que la donó desinteresadamente al Museo gomellano.

foto de la tabla

Inmaculada encontrada en San Martín (P. Ontoria, 13-08-2015)

No es inverosímil que la tabla de Santa Lucía juntamente con la citada de Santa Ana y otra, que se conserva en el Museo gomellano, de San Benito formasen parte de un mismo altar del demolido monasterio de San Pedro de Gumiel. Así parece darlo a entender las características comunes que se observan en las tres tablas, de un fondo florliseado, dimensiones iguales y los rasgos de los rostros. Su estado de conservación, cuando fue robada, era buena, pues había sido restaurada recientemente por el Instituto Nacional y entregada al museo en 1981. Debemos hacer constar que al ser restaurada, fue trasladada de tabla a lienzo. En su prístino estado viene catalogada en el Archivo Photo Club de Burgos con el número 4.518 y que es la ilustración siguiente.

Santa Lucía blanco y negro

Archivo Photo Club de Burgos número 4.518

También rapiñaron dos pequeñas tallas: una Inmaculada situada sobre una peanita de piedra situada encima de la Predela del Apostolado, del siglo XVII, que por sus rasgos podríamos incluirla en la escuela de A. Cano; y la escultura Stella Maris, del siglo XVII y de un barroco ordinario.

Inmaculada

Inmaculada estilo A. Cano  (P. Ontoria, 13-08-1977)

Stella Maris

Stella Maris (P. Ontoria 13-08-2015)

Reveche

Merece la pena recordar que con anterioridad, hacia 1976, los depredadores del arte sustrajeron de la ermita (iglesia) de Reveche varias tallas. Una Virgen gótica sedente que los gomellanos la denominaban Santa Rosa por la flor o rosa colocada en su mano derecha. Descansaba en una peana, cuya cara frontal servía de sacra donde están escritas las fórmulas de la consagración del pan y el vino y una imagen del siglo XIII, que formaba parte de un calvario en compañía de las imágenes de S. Juan Evangelista y el Santo Cristo de Reveche. Las tallas de San Juan Evangelista y el Santo Cristo de Reveche se conservan en la actualidad en el museo gomellano.

Reproducimos, a pesar de la mala calidad, las fotografías que disponemos de estas piezas robadas.

Santa Rosa

Santa Rosa. Virgen gótica. Siglo XIV

La Magdalena

La Magdalena (s. XIII)

Sirvan estas líneas para divulgar las tallas y cuadros robados del Museo gomellano como medio para localizarlos o, al menos, dificultar el movimiento de los  mismos.

Pedro Ontoria Oquillas