Otra colaboración de Pedro Ontoria sobre la primitiva imagen de la Virgen del Río.

La antigua ermita

La actual ermita de la Virgen del Río se levantó en 1651 sobre otra antigua, románica, más pequeña, que los gomellanos de entonces consideraron impropia para su patrona. La primitiva ermita fue completamente derribada para construir la nueva.

Sin embargo, aunque no les tembló la mano a la hora de coger la piqueta, sí que salvaron la imagen de la Virgen. Como hemos visto además por el inventario de sus joyas tanto ella como la imagen del Niño tenían abundantes trajes para diferentes ocasiones.

La primitiva imagen de la Virgen del Río

Se trata de la imagen gótica, que tras la restauración de 1998 preside la hornacina central del retablo.

Imagen de frente y en b/n de la primitiva Virgen del Río

Talla sedente que  mira de frente a los devotos, sostiene en su rodilla izquierda al Niño mientras que en la mano derecha sostiene una manzana. La manzana, que ya estaba presente en algunas imágenes románicas, simboliza la manzana del Paraíso y nos representa a la Virgen como una segunda Eva, redentora del pecado.

primitiva-virgen-del-rio-2

primitiva-virgen-del-rio-4

Los gomellanos de 1651 no tuvieron valor, aunque hicieron una ermita más grande, de deshacerse de la virgencita del Río por lo que  la llevarían a la iglesia. La imagen estuvo un tiempo en un nicho lateral del retablo —«una virgencita gótica muy anterior»— y posteriormente la relegaron a la sacristía (actual museo).

Comentando con algún allegado mis visitas a la sacristía, no dudaron en afirmar: «la virgencita que tiene una manzana en la mano, es la primitiva Virgen del Río». Parece que aunque ocupara en otro tiempo un lugar secundario de la iglesia,  siempre conservó un lugar privilegiado en el corazón y memoria de los gomellanos.

De ahí que haya querido compartir con los lectores de Gomelia estas hermosas fotos.

Pedro Ontoria Oquillas