La Cabaña Real de Carreteros en su XVIII.ª ruta carreteril pasó por Gumiel. Algunas fotos para el recuerdo y una pequeña crónica, sin olvidarnos de la palabra amuzar.

Llegada a Gumiel de la Cabaña Real de Carreteros

El 21 de septiembre llegaba a Gumiel procedente de Sotillo de la Ribera la Cabaña Real de Carreteros. Esta asociación, con sede en Quintanar de la Sierra, trata de mantener viva la cultura carreteril en todo aquello que es aplicable hoy en día. Mantienen el espíritu de trabajo en colaboración y mantienen  vivo el recuerdo de lo que en otro tiempo fue, pero que por razones obvias solo puede ocupar hoy su lugar en libros y museos.[1]

Una vez al año, desde hace dieciocho, uncen de nuevo los bueyes y organizan un viaje por distintas tierras, al ritmo que les marca el ganado. Es un viaje lento para conocer y dar a conocer, allá por donde pasan. Este año en su parte final tocó la Ribera, y Gumiel fue un punto de descanso en su itinerario.

Tal como estaba previsto, con puntualidad, a la 1.30 hicieron su entrada en Gumiel por el Arco del Matadero dos parejas de bueyes uncidos a sendas carretas. Allí los esperaban un grupo de vecinos y los niños de la escuela, acompañados de los maestros. Sin duda ese día recibieron una clase distinta.

Los vecinos no pudieron por menos de admirar el buen porte y el lustre que mostraban los bueyes. Uno de ellos mostraba una ligera cojera, por lo que una de las carretas marchó al alojamiento previsto y la otra subió hasta la plaza acompañada por el regocijo de los chavales, pues  el mayoral había invitado a los maestros a que los niños entraran a la vez que ellos.

A ver si te amuzan

En la plaza esperaba un nutrido grupo de vecinos, algunos provistos de móviles y tabletas, dispuestos a guardar un recuerdo gráfico del paso de los bueyes por Gumiel. Los bueyes parecían mansos y el mayoral invitaba a acercarse a ellos, por lo que los más osados no dudaron en hacerse fotos:

Pareja de bueyes entrando en la plaza

Llegando a la plaza

Fue entonces cuando alguien gritó:

¡Que te amuzan!

Y esta palabra, amuzar,[2]  que volvíamos a oír los gomellanos después de tanto tiempo, sirvió para traer al presente algunos recuerdos del pasado.

Recuerdos del ayer y fotos de hoy

Los de más edad recordaban sin parar cuando los carreteros serranos llegaban a la plaza a vender madera con sus carretas cargadas, sus bueyes y sus útiles de acampada, pues en los mismos soportales de la plaza hacían noche. Aquí, frente a la guarida, exponían su mercancía y cerraban los tratos, pues venían de otros pueblos a comprarla. Por la tarde uno de los carreteros nos comentó que en este viaje toda la madera se la habían comprado en Lerma, por lo que las carretas seguían el viaje de vacío.

Hacía tiempo que no veíamos bueyes uncidos en la plaza.

Pareja de bueyes uncidos en la plaza

De espaldas a la iglesia

Otros asistentes al acto, incluso algunos de los más jóvenes, se fueron animando a hacerse fotos con los bueyes. Aquí algún testimonio más cedido amablemente a Gomelia por sus protagonistas, que sin duda no olvidarán el paso de los bueyes por Gumiel.

Pareja posando ante los bueyes

Gomellanos posando con los bueyes

 

Joven posa en medio de los dos bueyes con la iglesia al fondo

Sin miedo a las astas

Los bueyes se fueron a descansar al alojamiento que se les había preparado a la cooperativa del campo y cada mochuelo volvió a su olivo, pero solo momentáneamente, porque por la tarde hubo una charla sobre la actividad de esta asociación y lo que era la histórica Cabaña Real de Carreteros y el importante papel que en las comunicaciones y el transporte de mercancías desempeñaron a lo largo de su historia. La charla se completó con unos vídeos de viajes anteriores.

A la mañana siguiente, los bueyes y sus acompañantes siguieron ruta por la Ribera camino de Villanueva.

Aclaración: Nos comenta un lector que en realidad fueron vacas las que llegaron a Gumiel, y que incluso una de ellas había parido recientemente y el ternero iba en el viaje, razón por la que parte de la comitiva se desplazó, nada más llegar a Gumiel al alojamiento en la cooperativa. Agradecemos desde Gomelia este dato y esta aclaración que contribuye a mejorar el artículo. Gomelia somos todos y la hacemos entre todos (1-10-2017).

Notas

[1] Para los interesados en el tema, se aconseja visitar la web de la Cabaña Real de Carreteros (http://www.cabanarealcarreteros.org).

[2] Amuzar: Embestir el toro o la vaca con la cabeza o los cuernos, acompañándose de un sonido característico. Más información en https://palabrasgomellanas.wikispaces.com/amuzar.