Finalizo aquí comentando otros refranes que anotaron los chicos del instituto en su momento, y que hemos calificado como «refranes gomellanos», pues en Gumiel se han recogido y los gomellanos los han aportado.

Tampoco esta vez fueron prolijos los chicos en sus explicaciones, así que para que no quede demasiado desnudo el artículo, trataré de completar algún dato sobre estos refranes, conservando siempre los comentarios originales, que irán entre comillas.

El agua

Comenzamos con dos refranes en los que el agua, tan necesaria para la vida, está presente.

Agua que no has de beber, déjala correr
«Se usa cuando una persona abusa de todo.  Significa que si no vas a utilizar algo, no lo cojas». Cierto, aunque también se aplica a aquellas situaciones en las que se aconseja no perder el tiempo porque ningún provecho vas a sacar de ello.
A los más viejos, este refrán les sonará con música, pues formó parte de un estribillo de una canción que, compuesta en 1915 por Martínez Abades, fue popularizada por Raquel Meller, y posteriormente por Sara Montiel
 
El famoso estribillo decía:

No te ocupes de mí,
no he de ser para ti,
no te canses, déjame ya.
Agua que no has de beber,
déjala correr,
déjala correr.

Rocío Jurado también interpretó una canción completamente distinta en lo tocante a la melodía, pero con el mismo título, Agua que no has de beber, y muy parecido estribillo:

Yo no quiero nada,
yo solo te ofrezco
agua limpia y fresca
que no quieres beber.
Pues déjala correr,
agua que no has de beber,
déjala correr,
agua que no has de beber.

Ajo y agua
Este eufemismo engaña a algunos, pero no a los chicos de Gumiel que lo explicaron claro: «A joderse y aguantarse».

Con cierta relación con este último encontramos:

El que se pica, ajos come
Refrán antiguo que remite al sabor fuerte y picante del ajo. De antiguo se conocían las propiedades del ajo, pero debido a su fuerte olor se consideraba propio de las clases bajas, al igual que las cebollas. Tanto el ajo como la cebolla formaba parte de la dieta de los soldados desde la antigüedad, pues daban fortaleza. Recordemos ese otro refrán que dice Ajo crudo y vino puro pasan el puerto seguro.
Se aplica a quien en el curso de una conversación se enfada por algo que se ha dicho y que probablemente no iba con él. Nuestros chicos lo explicaron así: «El que se enfade que se fastidie» y «que si te picas es porque algo has hecho».

La amistad y las compañías

Amiga serás, pero a comer a tu casa
Conservo la redacción que me fue facilitada, que sin duda rebela una mano femenina detrás, para este refrán genuinamente gomellano, porque no se halla recogido en ninguna de las principales colecciones. Sí que hay otros parecidos, como por ejemplo este: Amigos, pero cada uno gaste de su bolsillo, que recogió el gran cosechador de refranes, el sevillano Rodríeguez Marín a principios del siglo XX.
¿Qué significa este refrán? Pues según nuestra informante, que «por muy amigas que seamos, cada una sus problemas». Sin duda que acierta al dar esta visión amplia de los problemas de la amistad, pero ¿por qué no quedarnos en algo más cercano a la letra del refrán y pensar en que en llegando la hora de comer, lo mejor es volver cada uno a su casa? También lo he oído aplicado en este sentido. Recordemos el —¿No has comido? —Pues ya es hora; o ese otro dicho gomellano ¿Es que no tienes casa?
Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita
Su ámbito de aplicación es más amplio que el de la amistad, pero ¿cuántos objetos no se pierden por mor de esa confianza? Recordemos el refrán Libro prestado, perdido u olvidado. Los gomellanos tienen claro que se usa «cuando das algo y lo pides» porque este refrán significa que «que las cosas que das no esperes que te las devuelvan».
Pese a lo que diga el refrán, sigamos dando y prestando.
Al que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija
Todo un clásico de nuestro refranero, presente en él desde la Edad Media y utilizado en obras tan célebres como La Celestina o el Quijote. Su significado es bien claro, hay que arrimarse a los buenos, porque «si en principio estás bien acompañado, te ayudarán en todo». Aparte de tener buenas amistades y conocimientos, es bueno tenerlos en las altas esferas, para que puedan echarte mejor mano.
Dime con quién andas y te diré quién eres
Otro clásico y utilizado, que se presta además a alteraciones de todo tipo. Habla de la influencia de las personas que rodean, de los amigos más cercanos, porque «te pareces a la gente con la que vas y eres como ellos», tanto en lo bueno como en lo malo. No obstante, Pancracio Celdrán (136) advierte que su abuela Isabel decía con cierta exageración que «mejor ir con los buenos a robar que con los malos a rezar». 
Alabanza propia, mierda segura
Hay quien se alaba incluso antes sus amigos. La alabanza propia envilece, podemos leer en el Quijote, y desde entonces numerosas son la variaciones que podemos encontrar hasta llegar a esta de nuestro pueblo, explícita como ella sola.  Alabanza propia, capítulo pedorrero, dicen en otros pueblos vecinos, pero al final, a las mismas venimos. 

Algunos lugares

Uvas y manzanas (C. Arias)

Frutos de la tierra (C. Arias)

 

La tierra de Jauja, donde se come, se bebe, pero no se trabaja
¡Esto es Jauja! ¡Cuántas veces no habremos dicho esta frase! La tierra de la abundancia, pero ¿existe Jauja? ¿Dónde está Jauja?
Pues Jauja está en el Perú y fue una de las primeras ciudades fundada por los españoles y capital hasta 1535. Las noticias que llegaron de ella acerca de sus riquezas y lo bonancible que era el vivir allí crearon en la península una especie de leyenda en torno a esta ciudad, de la que se llegó a decir que los ríos manaban leche y los árboles daban frutas de sartén. En plena popularidad de la leyenda, el dramaturgo Lope de Rueda (1510 – 1566) escribió un paso titulado La tierra de Jauja, en el que se explica claramente el significado de la expresión. 
Otros autores, así como la literatura popular, abundaron en ella en diversas alusiones, obras, poemas y refranes, como este que comentamos.
Hablando del rey de Roma, por la puerta asoma
Otro refrán tan viejo o más que el anterior, pues los primeros registros se remontan al siglo XVI, aunque entonces se hablaba del ruin de Roma, no del rey de Roma.
El significado y el uso es claro, cuando «hablando de tal persona, ves que por ahí viene», sin embargo, es preciso notar que en origen la alusión al «ruin», es decir a la persona vil y mala, parece indicarnos que los mentados aparecen antes cuando se habla mal de ellos que cuando se habla bien. Casi todos los estudiosos coinciden en que la aparición de la ciudad de Roma en el refrán es fruto de la rima, recurso muy utilizado por la mayoría de los refranes para favorecer la memorización.
Con albarcas y sin afeitar, de Gumiel de Izán
Y como no podía ser de otra manera terminamos con el más típico dicho de Gumiel, refrán que todo gomellano que se precie debe saberse. 
¿Qué hay de cierto en este aspecto del gomellano? Pues al parecer, hay bastante de verdad, pues era la apariencia que presentaban los gomellanos cuando iban a los pueblos vecinos, especialmente a las ferias de Aranda, donde se decía que siempre iban con albarcas. Sin embargo, no nos pintan así Benito y Arias de Miranda, dos arandinos que publicaron en 1936 un libro titulado Cosas del siglo pasado. Apuntes para la historia contemporánea de Aranda recopilados por dos arandinos, en un pasaje en el que describen las distintas vestimentas que podían verse en el mercado: 

Se ven por la plaza los más variados y pintorescos tipos, pueden llenar, por la diversidad de sus trajes, unas cuantas salas de algún museo, si alguna vez llega a formarse. Mucho calzón corto, principalmente de los de tierra de Soria y de Segovia; chaquetas de paño pardo, sombrero redondo a la cabeza, majos y bien vestidos los de Vadocondes y Quintana. A estos últimos se les dice en broma que se ponen las espuelas en el fielato. Con recias camisas de lino, hiladas en casa, los de Peñaranda y Gumiel de Izán. Estos van despechugados por lo general (p. 59).

Bibliografía

  • BENITO, Adelfo y ARIAS DE MIRANDA, Santos (1936 = 2001): Cosas del siglo pasado. Apuntes para la historia contemporánea de Aranda recopilados por dos arandinos. Prol. Alfredo Ramírez Tomé. 2.ª ed. Aranda de Duero: Tierra Aranda.
  • CELDRÁN GOMARIZ, Pancracio (2009): Refranes de nuestra vida. Con su explicación, uso y origen. Barcelona: Editorial Viceversa.

María del Carmen Ugarte García

Fotografía  de Concha Arias