Actualización: Jorge Arribas volverá a tocar en Gumiel de Izán, esta vez en la iglesia de Santa María, acompañado de Diego Galaz. Ambos forman el grupo Fetén Fetén. Será el sábado, 23 de agosto a las 20.30.

Jorge Arribas (Aranda de Duero, 1979) es recordado por muchos gomellanos como aquel chaval que tocaba el acordeón detrás de la iglesia en las tardes de verano.  Ahora Fetén Fetén, proyecto que comparte con su amigo Diego Galaz, acaba de publicar su segundo disco titulado Bailables. Desde algún lugar entre Nicaragua y Costa Rica, donde se encuentra actualmente de gira, tampoco se olvida de Gumiel de Izán, al que le unen tantos lazos, y ha tenido la amabilidad de responder a las preguntas de Gomelia.

BailablesGomelia.– Has tocado con La Musgaña o Celtas Cortos entre otros. Ahora sacas tu segundo disco con Fetén Fetén ¿Te gustó la experiencia del primero?

Jorge Arribas.– Sí, iniciar un nuevo proyecto siempre es especial, y en este caso, tanto Diego como yo queríamos grabar nuestras melodías y arreglos propios, todos inspirados por la música popular y tradicional. Y si a esto le sumas estar rodeado de grandes músicos y profesionales, que te ayudan a cumplir ese sueño, pues se convierte en una experiencia increíble.

G.– Habéis utilizado crowdfunding para financiar la salida de Bailables. ¿Qué tal ha sido la experiencia? ¿Repetirías? ¿Crees que es hoy en día la única forma de sacar algo que se pueda tener en las manos sin arruinarse?

J.– La experiencia ha sido muy buena, sobre todo porque la gente se ha tomado el micromecenazgo como más que una pequeña contribución; han sido productores del disco y preguntaban por el proceso, se han ilusionado. El crowdfunding no es la solución, pero nos permite poder hacer proyectos artísticos independientes, lo cual debería sumarse a ayudas a nivel público, una ley de mecenazgo… y otras iniciativas para fomentar la cultura.
En estos días inciertos es una forma de hacer cultura y es muy bonito ver que la gente aporta su pequeño grano de arena y nos ayudamos.

G.Bailables comienza con una Jota del Wasabi que suena muy oriental, pero que a la vez te puedes imaginar escuchándola en cualquier páramo de Castilla ¿Dónde os vino la inspiración para componerla?

J.– La inspiración surgió de la mano de Saúl Gómez, un cocinero increíble que regenta el Blue Gallery en Burgos. Nos propuso componer sobre platos que él elabora, y la Jota del Wasabi surgió al probar una sopa de chicharro con puré de coliflor, y wasabi. El chicharro es un pescado que hemos tomado mucho siempre en Castilla y unido al wasabi, nos inspiró para componer esta jota peculiar con una escala más oriental.

G.– La música popular castellana tiene fama de ser algo viejuno. En cambio, en el disco se mestiza con swing o foxtrot. Estos ritmos parece que viven un gran momento. En lugares como Madrid existen sesiones de baile en exclusiva, ¿los bailas?, ¿piensas que la vía a del mestizaje es una buena forma de actualizar la música castellana al siglo XXI?

J.– Bailo menos de lo que me gustaría, porque muchas veces estoy tocando y no puedo hacer las dos cosas a la vez . Pero es algo que me encanta, y que me hace tocar mejor, si sabes bailar un ritmo, tocas la música de otra forma, y eso es genial.

El mestizaje siempre ha existido, y en pleno siglo XXI más, es evolución y siempre que se haga con respeto, conocimiento, etcétera, es una buena forma de crear lenguaje y en muchos casos de hacer llegar esa música a otros perfiles de público, mantenerla viva…

G.– Ahora os encontráis de gira por Centroamérica visitando Nicaragua y Costa Rica ¿cómo encaráis la gira?, ¿volveréis del viaje con un mestizaje entre cumbia y jota?

J.– La encaramos con muchísimas ganas y energía, llevar tu música fuera es algo maravilloso, ya que ves la reacción de un público muy distinto al habitual, muestras cosas de tu país, das y recibes. Enseñas tu folclore, ritmos y allí te empapas de su música, gentes, y siempre surgen ideas para hacer nuevas composiciones, es aire fresco. Así que para el tercer disco seguro que hay influencias de los viajes Fetén de este último año, desde Marruecos, Argentina, Centro América… a Eslovenia, Letonia, Estonia y el resto de los que nos esperan este verano.

G.– Monica Briones te entrevistó con motivo del concierto que Celtas Cortos dio en Gumiel allá por noviembre de 2012. Tocaste con ellos unos cuantos temas, ¿cómo fue la experiencia de tocar aquí? ¿Repetirás con Fetén Fetén?

J.– Fue muy especial tocar en Gumiel con ellos, muy emocionante, reencontrarme con amigos, ver que la plaza estaba llena… Hace muchos años que las giras sustituyeron a esos veranos que recuerdo con mucho cariño, desde junio a septiembre en Gumiel, y me encantó poder subirme al escenario, y más con Celtas, a los que tengo muchísimo cariño. Los responsables de ocho años de ausencia en El Trijuelo.
Por supuesto que repetiría con Fetén Fetén.

G.– Tanto el anterior disco como el actual están casi desde el primer día en Spotify. Sin embargo, muchos músicos critican esta plataforma porque supone unas ganancias irrisorias por cada click recibido. ¿Que piensas de esta plataforma?, ¿y de los medios de distribución digitales en general?

J.– Los medios digitales se quedan con un porcentaje muy elevado, pero yo cuando subo mi música a esas plataformas no pienso en vender mi disco, sino en que cualquier persona pueda escuchar a Taper Duel o Fetén (el último mes tenía algunas descargas de países nórdicos, y me parece un puntazo que mi música sea accesible cuando no tengo ninguna discográfica ni apoyo externo).
La industria ha cambiado totalmente y los discos se venden en los directos y espero que con el tiempo tengamos opciones de distribución digital más cercanas y que no se lleven un porcentaje tan desorbitado.

G.– Publicas para su libre descarga las partituras de tus canciones en tu web. Pocos músicos hacen eso, ¿por qué lo haces?

J.– Me parece muy importante compartir las cosas que uno aprende. En mi web y cursos intento dar todo el material que puedo y he ido recopilando estos años, no solo canciones mías, sino tradicionales, material para estudiar, etc. A veces no es fácil tener acceso a ello, y hay que facilitarlo todo lo que se pueda, si todos actuamos igual, conseguimos una comunidad donde compartir, sumar y aprender. ¡Y en estos días individualistas, cuanto más nos juntemos y compartamos, mejor!

G.– Has salido de gira por numerosos lugares, ¿cuál es el que más te ha gustado?

J.– Cada lugar tiene un encanto especial. Quizá Costa Rica sea uno de los que más me ha gustado, tanto por el país, paisajes, clima, como por el festival que organizan en San José (FIA), un crisol de distintos estilos y propuestas.

También me gustan mucho los festivales de Canadá en verano, con una organización de 10 y unos workshops en los que nos juntábamos 5 bandas distintas en un mismo escenario y después de mostrar nuestra música, tocábamos juntos. ¡Y encima ahora que mi hermano Santi está allí, pues me gusta más!

G.Nacho Mastretta colabora en Bailables y tenéis al menos un concierto con él en el calendario. Parece que tenéis una buena relación…

J.– Mastretta siempre ha apoyado nuestra música y nos ha animado a apostar por Fetén y poner toda la carne en el asador. Tanto como músico y como amigo nos hace crecer y nos motiva y ayuda… Así que estamos encantados y siempre que podemos, tocamos en directo juntos. En esta profesión tenemos la suerte de juntar complicidad musical con personal, importantísimo cuando haces las cosas desde dentro.

G.– Son muchos los músicos o cantantes que manifiestan que esta complicado vivir de la música, ¿opinas tú igual? ¿Te has planteado dejarlo en algún momento?

J.– Claro que está complicado, ¿y qué no? Nunca me he planteado dejarlo, aunque estudié Trabajo Social, desde pequeño tenía claro que quería ser músico, y cuando uno da el 100% por su vocación y pone todo el cariño y profesionalidad, pues puede vivir de ello, tanto en música como en cualquier cosa que te propongas. Es cuestión de mucho trabajo, sacrificio en alguna ocasiones, y suerte. Pero el que la sigue…

G.- … Pero actualmente tienes más proyectos aparte de Fetén Fetén…

J.– Sí, aparte de Fetén, tengo otros proyectos que me aportan otra visión musical, y que me enriquecen como músico y persona: Taper Duel, Mister Atomic y alguna colaboración con Mastretta.
Toco solo con gente a la que admiro profesional y personalmente, y creo que es importante hacer más cosas, ya que eso hace que sea un mejor músico en Fetén.

G.– De lo grupos en los que has estado, ¿en cuál te has sentido más a gusto?

J.– Cada uno me ha aportado cosas distintas y en su momento he estado muy a gusto en todos ellos.
En Celtas estuve muy a gusto, esa sensación de estar rodeado de gente profesional, grandes técnicos que hacen que todo funcione y solo tienes que preocuparte de tocar. Esas horas de furgoneta aprendiendo y riendo con tus hermanos mayores…
En La Musgaña en su momento me sentí especialmente bien llevando la música de mi tierra por medio mundo, me parecía precioso poder hacerlo.
Y en la actualidad hago mis propios proyectos con gente a la que quiero, haciendo lo que sale del corazón y me apetece, así que como diría Cifu, estoy mejor que en brazos.

G.– Seguramente que en toda tu carrera musical te han ocurrido muchas anécdotas, ¿Podrías contarnos alguna especialmente curiosa?

J.– En Santander en fiestas con 20 años, paso el control de seguridad, saludo a los guardias, dejo el acordeón en el camerino, y después de estar más de media hora tan tranquilo, campando a mis anchas, veo un cartel de Mocedades… y claro… ¡me di cuenta de que me había equivocado de escenario! Así que corriendo y tarde llegue a la prueba de Vallobera, ¡un grupo folk cántabro con el que tocaba en la otra punta de Santander!

Tener como camerino la sacristía de una iglesia, ya que con Fetén hemos tocado bastantes veces en iglesias y ermitas.

G.– ¿Fiestas de Agosto o de Septiembre?

J.– Las dos, que llevo tiempo sin catarlas. De pequeño siempre me gustaban las de septiembre, por ir a bailar a la Virgen, eran como las fiestas más tradicionales, y al estar menos gente se estaba más tranquilo y pasaba más veces el porrón en la jota. En serio, de esas fiestas salió mi pandilla en la que tengo a grandes amigos que conservo hoy en día, y te daba más tiempo a estar con ellos y disfrutarlos que en agosto.

G.– ¿Algo más que nos quieras contar?

J.– Pues que ha sido un placer hacer esta entrevista, y que os deseo lo mejor con la revista, a dinamizar Gumiel y alrededores y que espero que nos veamos pronto por el pueblo, o en alguno de los conciertos que daré por Burgos y provincia este año, subiré las fechas en mi web por si os animáis a alguno. De momento Aranda es el que tenéis más cerca. ¡Viva la Virgen del Río y todo el acompañamiento! ¡Qué ganas de bailar la jota!

Jorge Arribas