Finalizamos con la transcripción del artículo sobre la formación de turba en Gumiel de Izán escrito por Maximino San Miguel de la Cámara en 1918.

 

Páginas anteriores

Página 7.ª

página 7

(233)                                                        DE HISTORIA NATURAL                  7
impide por ahora establecer relaciones estratigráficas, y la ausencia de fósiles hace difícil la determinación exacta de terreno o piso, por lo que en esta nota no afirmo nada con carácter definitivo; me limito a plantear un problema interesante, cuya solución hará, con toda seguridad, modificar profundamente el mapa geológico en esta parte de la provincia.

Estos terrenos tienen indudable analogía con los considerados como cuaternarios por los geólogos que han estudiado la geología de la provincia de Burgos y con los de la misma edad de la provincia de Soria.

Larrazet (1) describe el cuaternario del río Arlanzón, que se compone de depósitos rojos o amarillentos, en capas alternativamente compuestas de cantos rodados, arenas de elementos nido o menos finos y arcillas… Sánchez Lozano dice que el cuaternario tiene poco desarrollo en la provincia, «una masa diluvial de poca extensión, formada de cantos rodados, se halla entre los pueblos de Mecerreyes, Covarrubias, Retuerta y Puentedura, y otra junto al Pisuerga, cerca de Alar del Rey. Las corrientes de agua actuales dejan también los correspondientes depósitos, de los cuales el más importante es el del Duero que, al llegar a Aranda, ensancha su límite en un espacio comprendido entre La Aguilera, Sotillo, Roa, Hoyales y CastrIllo». No da más detalles el autor sobre esta mancha cuaternaria, a la que quizá podría unirse la estudiada en esta nota.

Lo más interesante, para el objeto que persigo, el demostrar la probable edad cuaternaria de las largas lomas, cerros y serrijones poco elevados de Gumiel., es el estudio que del cuaternario de la Provincia de Soria hace D. Pedro Palacios en la Memoria antes citada. El diluvial de Soria, dice, suele constituir lomas y cerrillos alineados en la divisoria de los cursos de agua, o extensas terreras limitadas por altos y rápidos taludes. Se compone de conglomerados de grandes elementos y espesores de más de 20 m.; en algunos puntos se ven dos zonas distintas: la inferior, potente masa de arcillas de color rojo; la superior, de arena, gravas con cantos rodados y lechos de guijas de cuarzo, que a veces tienen el aspecto y la consistencia de los miocénicos. Hay en el valle del Ucero arenas con cantos rodados (como en Gumiel), y los cantos, de las arenas son me-

—————————————————————————————————–
(1) Recherches géologiques sur la région orientale de la province de Burgos. Lille, 1896.

Página 8.ª

página 8

8               BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA                           (234)

nores que los del conglomerado. En Alcubilla hay conglomerados análogos a los del mioceno. Estos bancos se ven descompuestos en la superficie (Calatañazor).

Las analogías entre los caracteres del diluvial de Soria y los del terreno por mi estudiado me parecen bien manifiestas; estudios más detallados, que me propongo hacer, me permitirán resolver definitivamente el problema planteado a consecuencia de una rápida excursión.

Antes de terminar me creo obligado a expresar mi profundo agradecimiento al ilustrado farmacéutico D. Macrino Arribas y al inteligente alumno de la Escuela de Comercio D. Julián Arribas, quienes me acompañaron y ayudaron eficazmente en mis exploraciones.

 

Pagina de ilustracciones

imágenes y esquemas

Bol. de la R. Soc. Esp. de His. Nat.                                              TOMO XVIII.—LÁM. VI.

Fig. 1.ª— Afloramiento de turba próximo a río del Cristo (Burgos).

Fig. 2.ª— Tipografía de la ribera derecha del valle del Cristo.