Sigue la transcripción del artículo sobre el yacimiento de turba en Gumiel por Maximino San Miguel de la Cámara.

Viene de

Página 5.ª

imagen de la página 5

(231)                DE HISTORIA NATURAL                             5

la parte superior, análoga a la del cerro del Castillo y seguramemte correspondiente al mismo nivel (fig. 1.ª).

En ninguna de estas lomas, ni en lo alto delos cerros testigos, se ve caliza, pero existe en la región la caliza de los páramos más al Este, hacia Villalvilla y Villanueva.

Los caracteres del terreno, los materiales que lo componen y su disposición, difieren mucho de los del mioceno de la Meseta y del mismo terreno en la provincia de Burgos. En primer lugar, faltan en absoluto las formaciones yesíferas, y no existe la caliza de los páramos que abunda cerca, y en los limites de esta provincia con la de Soria y en otros muchos puntos de la cuenca del Duero. La sucesión estratigráfica tampoco corresponde a la señalada por todos
los autores en el mioceno de las dos Casiillas, pues en la zona estudiada en esta nota alternan conglomerados arenas y arcillas  que se repiten varias veces; los extensos guijares de las cercanías del pueblo y los altozanos que limitan los Vallejos actuales descansan siempre sobre arcillas rojizas que parecen formar el nivel inferior, pero los niveles estratigráficos no se corresponden, ni se reparten uniformemente en los diversos puntos estudiados. sino que en unos alcanzan mayor altura que en otros los dos elementos esenciales de la formación (margas-arcillas y areniscas-conglomerados).

Si consideráramos como miocénica esta formación. correspondería

—————————————————————————————————————————————–

Fig. 1.ª —Corte geológico de las lomas dela ribera izquierda del valle del Cristo

1, arcillas: 2. arcillas arenosas 3. arcillas con cantos; 4, areniscas gruesas con lentejones de c0nglomerados; 5. arcillas; 6. arenas finas; 7. margas; 8. tierra laborable; 9. margas tebáceas; 10, turba.

(231)      HISTORIA NATURAL                     5

Página 6

imagen de la página 6

6             BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA                                 (232)

al tramo medio del mioceno de Soria (l), que consta de maciños, molasos, gonfolitas, arcillas y margas de color rojizo, asociándose todos o parte de estos materiales de modo diverso. No hay, sin embargo, verdadera analogía entre ambos terrenos, y en ningún punto del término de Gumiel encontramos las extensas mesas de Langa, San Esteban, etc., que se ven desde el ferrocarril de Ariza a Valladolid.

La composición general del mioceno de Burgos, según Aranzazu (2), es de «caliza, con extraordinaria abundancia de fósiles de agua dulce en la parte superior; siguen inmediatamente debajo las arcillas, las margas y yesos, y todo el sistema descansa en maciños y gonfolitas, siendo también la turba un elemento terciario». El autor de este trabajo no conoció bien la relación estatigráfica de las formaciones de turba con el mioceno; yo he encontrado turba en Santo Domingo de Silos, en Huerta del Rey y en Gumiel de Izán, y siempre es aluvión.

Según Sánchez Lozano (3), el mioceno, que no le cita en la región de Aranda de Duero, está compuesto por calizas más 0 menos fosilíferas y margas, que en algunas regiones forman grandes páramos; evidentemente no refiere el autor al mioceno los terrenos por mí estudiados.

Hernández Pacheco (4) considera el mioceno lacustre de la meseta central constituido por tres tramos: el inferior con arcillas y arenas; el medio con margas, y el superior con calizas; sólo podríamos atribuir el de Gumiel al tramo inferior, pero estando al nivel del medio y superior de Burgos y Soria no encuentro razones fundamentales para decidirme.

De todo ello, y de lo que a continuación expongo, creo poder sospechar que estos terrenos no son miocenos, sino cuaternarios. La falta de buenos mapas topográficos: y de geológicos detallados

—————————————————————————————————————————————–

(l) «Descripción física, geológica y agrológica de la provincia de Soria» por D. Pedro Palacios. Mem. del instituto Geológico de España, 1890.

(2) «Apuntes para una descripción físico-geológica de las provincias de Burgos. Logroño, Soria y Guadalajara. Boletín de la Comisión del mapa geológico de España, tomo IV, pág. 39.

(3) «Breve noticia acerca de la Geología de la provincia de Burgos». Boletín de la Comisión del mapa geológico de España, tomo XI.

(4) «Geología y Paleontología del mioceno de Palencia». Comisión de Investigaciones paleontológicas y geológicas.  Mem.  núm. 5 (con la colaboración de J. Dantín Gereceda).

 

Sigue en…