Georg Weise en Gumiel de Izán

María del Carmen Ugarte nos recuerda el paso del fotógrafo Georg Weise por Gumiel y el testimonio de las fotografías que nos dejó.

Georg Weise y las fotografías de la iglesia

Las fotografías más antiguas que conocemos de Gumiel de Izán son las que realizó en los años veinte del siglo pasado el fotógrafo alemán Georg Weise (1888-1978), alguna de las cuales ya ha ilustrado algún artículo de esta revista.

Hoy nos acercamos a su personalidad y analizamos algún detalle de las fotografías que nos han llegado, y que se conservan en el Archivo de la Universidad de Marburg.

Importancia de Georg Weise para la cultura española

Primera época

Tras licenciarse y doctorarse en Historia del Arte en diversas universidades alemanas, Weise inició su larga carrera como profesor e investigador. Durante la I Guerra Mundial había sido herido en un pierna, que tuvieron que amputarle, pero eso no le impidió viajar,  por Alemania, Francia, España y Suiza para documentar la arquitectura y escultura medievales. En esos viajes realizó más de 7000 fotografías, conservadas actualmente en distintos archivos.

Blanco y negro: Plafones representando a los evangelistas Mateo y Marcos,

Detalle del retablo del altar mayor: Mateo y Marcos, evangelistas

Durante los años treinta, sus relaciones con el nacionalsocialismo fueron difíciles. En 1933 se le acusó de prestar más atención a lo no germánico que a lo germánico, precisamente por sus estudios y publicaciones sobre España. El Ministerio de Cultura le obligó a pedir una excedencia, pero no llegó a separarlo de la cátedra, a la que volvió en pocos meses.

Entre 1924 y 1933 había realizado una serie de viajes por España, de los que habían salido varios libros sobre arquitectura y escultura.

Estos viajes se vieron interrumpidos por la subida al poder del partido nacional socialista en Alemania y el inicio de la guerra civil en España. De 1933 a 1939 aprovechó para viajar por otros países, Francia e Italia, principalmente.  No obstante, en 1938 fue el propio gobierno alemán el que le invitó a participar en un congreso sobre avances en la investigación, que se celebró en Santander, a partir del cual se renovó su interés por España.

Segunda época

Sin comulgar totalmente con la doctrina del nacionalsocialismo, Weise consiguió que las autoridades respetaran su obra. Dentro de ese clima de entendimiento entre el investigador y el nuevo régimen en España, en 1940 el Gobierno del Tercer Reich donó al Gobierno de España, buena parte de la colección de fotografías sobre escultura española. Más allá de este gesto político, el hecho tuvo una gran importancia para la cultura española, pues parte de su patrimonio se había destruido durante la guerra civil. Las fotografías se depositaron en el Museo Arqueológico de Madrid.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, Weise retomó sus publicaciones sobre arte español: sus estudios sobre las iglesias de salón (Hallenkirche) —aquellas en las que las distintas naves están a la misma altura—, y los estudios sobre la escultura española aparecieron en los años cincuenta.

Enseñó en la Universidad de Tubinga hasta su jubilación, en 1953, en la que pasó a ser profesor emérito. No dejó su actividad investigadora y murió durante una estancia en Italia a los 90 años.

Plafones de San Lucas y San Juan evangelistas, con sus atributos: el toro y el águila r_ e sSan Lucas y sana

Detalle del retablo del altar mayor: Lucas y Juan, evangelistas

A la primera etapa pertenecen las fotos del interior de la iglesia, mientras que la última fue realizada en un viaje posterior.

Fotografías del interior de la iglesia

Además de los detalles de los evangelistas de la predela del retablo, dos son las fotografías que nos muestran el interior de la iglesia, ambas tomadas el mismo día, y fechadas entre 1920 y 1930.

Nave central

Interior de la iglesia, descrita en artículoel

Iglesia de Santa María (circa 1925)

La primera, núm. 306.628 del catálogo, nos muestra la nave central y el retablo al fondo. En él puede apreciarse como tras el altar —recordemos que la misa se oficiaba de espaldas a los fieles— puede apreciarse El apostolado, que ocupa la hornacina central, y detrás de él un ostensorio.

En el lateral izquierdo, lado del evangelio, vemos una de las puertas que se retiraron en la última reforma, actualmente en el coro. Alrededor del altar, pueden verse múltiples objetos, y algún cuadro familiar como ese corazón de Jesús. Sobre el altar se aprecian numerosos candelabros y el sagrario.

Se distingue perfectamente el altar de San Francisco, adosado a la primera columna del lado del evangelio; en el lado de la epístola estaba el altar gemelo dedicado a San Esteban, abad de Cardeña. Los dos fueron retirados a la sacristía, más tarde museo, tras la reforma de los años sesenta, después de que la iglesia alcanzó la categoría de monumento nacional, hoy BIC (Bien de Interés Cultural). En el lado de la epístola puede verse también el púlpito mudejar, al que Pedro Ontoria dedicó un artículo en esta misma publicación.

Es de destacar la luz que ilumina la bóveda de crucería, elemento arquitectónico, que sin duda llamó la atención de Weise y quiso captar con su cámara.

Quizás hoy lo que más nos llame la atención de esta fotografía no sean los elementos mencionados arriba, sino el conjunto de reclinatorios y hacheros que se distinguen en un primer plano.

Recordemos que antiguamente no había bancos en la iglesia, o estos eran muy escasos. Los fieles se llevaban su reclinatorio de casa, o lo dejaban allí, previo pago de un derecho. En estos sitios reservados se colocaba un hachero, cuyas velas se encendían durante las ceremonia religiosas para orar por los difuntos. Las familias que no podían pagarse estos sitios podían llevar un paño blanco que colocaban al final de la iglesia, y sobre él depositaban las velas. Tanto los sitios, como los paños blancos recibían el nombre de sepulturas.      

Nave lateral

Aún nos dejó Weise otra vista del interior de la iglesia, se trata de la nave lateral noreste, tal como la data él mismo.

Nave lateral, descripción en texto

Nave y capilla lateral

Está catalogada con el número 306.634. En la descripción pone que es el interior de la iglesia, zona norte, con especial atención a la nave lateral del noreste. Al igual que en la foto anterior, la luz incide en los elementos arquitectónicos, dejando en penumbra altares  y otros detalles.

No obstante, podemos apreciar el altar de San Francisco, y en un segundo plano, al fondo, el altar de San Miguel en su capilla. Lo más probable es que cuando se tomó la foto, no se hubiera instalado la luz eléctrica en la iglesia, o esta fuera muy pobre, por lo que todavía se pueden apreciar las lámparas monumentales que colgaban de los muros. Vemos, igualmente, que al igual que en el presbiterio, las paredes de esta nave norte estaban decoradas con algunos cuadros.

En cuanto al mobiliario, aparte de los reclinatorios y hacheros descritos arriba, dos robustos bancos laterales, probablemente todavía en la iglesia, cierran este espacio destinado a los fieles.

Fachada de la iglesia y plaza

Aún una quinta foto podemos hallar en el archivo de Marburg, aunque por su datación es posterior, en este caso de los años cincuenta del siglo XX.

Fechada barroca

Fachada de la iglesia de Santa María (circa 1950)

Estamos ante la fotografía catalogada con el número 302.446 y tomada entre 1945 y 1955.  Los datos de la foto informan de que nos encontramos ante la fachada sur, que se realizó en 1627 por los arquitectos Bartolomé de Herrada y Pedro Díaz de Palacios.

El autor aclara además, que la toma no ha sido frontal, sino oblicua, y ello nos permite apreciar otros detalles de la vida cotidiana del pueblo en los años cincuenta. Mujeres y niños en torno a la fuente de la plaza; probablemente la mujer de espaldas, acompañada del niño más pequeño, habría ido a por agua a la fuente; otra parece alejarse. De frente vemos venir a un hombre, que viste camisa blanca, chaqueta y boina, atuendo no muy adecuado para el trabajo del campo, puede que vaya a otros quehaceres. Otro hombre, en segundo plano, mira hacia el ayuntamiento; y si nos fijamos bien, por la puerta abierta de la iglesia alguien entra.

Destaca también en la foto, las numerosas matas de hierba del muro, pegamín que decimos por Gumiel, en la pared del atrio.

Bibliografía

  • Bildindex der Kunst und Architektur. Deutsches Dokumentationszentrum für Kunstgeschichte – Bildarchiv Foto Marburg (Archivo de Arte y Arquitectura. Centro Alemán de Documentación de Historia del Arte. Archivo de fotos de Marburg): http://previous.bildindex.de/,  consultado: 28-11-2021.
  • Claudia RÜCKERT: «Georg Weise y la Hallenkirche española», Anales de Historia del Arte, n.º extra 1, 2009 págs. 229-346.

María del Carmen Ugarte

Publicado en Arte, Etnografía, Fotografía, iglesia | Etiquetado , | Deja un comentario

Manantiales de Gumiel de Izán

Trabajo realizado por el equipo de Gomelia sobre los datos publicados por el Ayuntamiento con la colaboración de Pedro Ontoria y María del Carmen Ugarte.

Fuentes y manantiales de Gumiel de Izán

Nota preliminar: El mapa de las fuentes que el Ayuntamiento está acondicionando puede consultarse en este enlace.

Desde Gomelia nos sumamos a la iniciativa de recuperación de las fuentes y manantiales de Gumiel de Izán.

Junto al nombre por el que se conoce cada fuente, y el término en el que está situado, hemos querido recoger también otros datos a los que hemos tenido acceso, ya sea de fuentes orales o escritas, como por ejemplo la explicación que realizó don Maximino San Miguel del mapa geológico de la zona de Aranda en 1946 (ver referencia). Este documento tiene otros datos interesantes sobre la zona, por lo que se recomienda su lectura.

Si bien algunas fuentes, como las que ha tapado la autovía, son irrecuperables, queremos en este trabajo dejar constancia de ellas, así que animamos a los gomellanos a seguir proporcionándonos datos o fotos que tengan sobre el tema.

Fuente de la Colorina (2007)

Fuente de la Colorina (2007)

 

 Inventario de manantiales en el término de Gumiel de Izán

 

Nombre Pago Comentarios
Callejón
Camino (de) Baños Rupelo
Carabillo Tarrones
Carralosllanos Casporro
Carravillalbilla Majoleta
Caseta Camineros
Carrera Vallejo
Cotarro (de) Mango
Cuesta de Llano
Cuesta los Pollos
Don Benito
El Árbol de la Charca
El Árbol Santo
El Caño del Zorro Valdezán
El Cristo
El Loro
El Molino Medio
El Otero Majuelo
El Peñón
El Portachuelo Cepero
El Portachuelo-Toro Tierra del Ave
El Suso
Encaño San Pedro San Pedro
Estanque de Baturro
Estanque de la Poza Ifa
Estanque (del) Cirilillo
Estanque (del) Mela Las Puentecillas
Estanque del Rata
Estación Caseta
Estación
Fuente Carrito
Fuente el Barracón Monte Arriba
Fuente el Chuzo
Fuente el Palomar Allí acudían a por agua los que trillaban en el Puentevilla
Fuente el Peral Renalte
Fuente el Pino
Fuentelacalva De ella llevaban el agua a la estación.
Fuente la Cebolla
Fuentelaenebra Tradicionalmente de donde se suministraba el pueblo.
Fuente los Estudiantes
Fuentemala
Fuentemín
Fuentezalama
Gabinillo
Huerta Garcés
Huerta Grande
Huerto (de) Tararo
Huerto (del) Tanes Barrio
Juan Bañán
La Arboleda (de) Calderillas
La Bubilla
La Canal Memo
La Cascajera
La Charca
La Colorina A ella acudían a por agua los de las eras de San Bailés.
Ladera Fuente el Trillo
La Fuente Culo Alto
La Laguna La Laguna
La Marganilla
La Migueleta
La Mocha
La Morita

Fuente de la Morita

Tenía propiedades medicinales pues su agua iba bien para soltar el vientre. Su nombre proviene de la leyenda de que a ella acudía una mora a peinarse.

 

 

 

La Mortaja Valdillera
La Pedorreta
La Sapa
Las Cabañas Nogal de Machaca
La Secretaria
La Tarasca
La Tejeruela
La Torre
La Viña (de) Tasio
La Viñona
Llano Llano Corral de cemento
Los Montañeses Estaba situada en el km. 175 (desaparecida) [1]
Malvecino
Monte Castrillo Viña (de) Peña
Naguafría
Nandearroyo (3) Pajes, Valcarrascoso, Pajes
Peñinglés
Pozo Morado
Pozo Negro
Pozuelo
Prado de Valdebodas
Prado Rosal
Puente Caballillo
Ralla (2)
Rascaviejas
Revenga Memo
Ronchi Barrio
San Cosmes
San Martín De donde se surte el pueblo, junto a Fuentelaenebra [2]
Santa Catalina Balarto
Santa Lucía
Tunel Zamoyo
Valdefuentes
Valdelaencina
Valdelalobera Viña de Mois.
Valdelasmoras
Valdelasvacas
Valdelasvacas Piquiquis
Valdelarroza
Valdelocete
Valdelomán Janina
Valdemilanos Carretera de Quintana
Valdemolar Las Boticarias
Valdevías El tio Pico
Valdezán Alejillos
Valdezán Varona
Vegarrasa

 

Estanque de San Martín

Estanque de San Martín

 

manantiales

Manantiales de Fuente la Enebra

 

[1] Análisis de las aguas incluido en San Miguel (1946: 29)

Anhídrido sulfúrico….. 0,03227 gramos por litro

Cal:…………………………  0,11774 gramos por litro

Magnesia…………………  0,02017 gramos por litro

Cloro………………………  0,00712 gramos por litro

Cloruro sódico…………. 0,01173 gramos por litro

Grado hidrotimétirco 18,5

 

[2] Análisis de las aguas incluido en San Miguel (1946: 29)

Anhídrido sulfúrico…. 0,02403 gramos por litro

Cal………………………… 0,13586 gramos por litro

Magnesia……………….  0,02017 gramos por litro

Cloro……………………  0,01068 gramos por litro

Cloruro sódico………  0,01700 gramos por litro

Grado hidrotimétirco    21

Referencias

  • SAN MIGUEL de la CÁMARA, Maximino (1946): «Explicación de la hoja n.346. Aranda de Duero» en Mapa Geológico de España. Instituto Geológico y Minero. [Disponible en Internet en http://www.igme.es/internet/sistemas_infor/FondoCartograficoIMG/GEO_DETALLE/26894.pdf, consulta 27/02/2014.]

Actualización 26-07-2021

Durante el verano de 2020, un grupo de voluntarios comenzó la limpieza y adecuación de una serie de fuentes. Alfredo Calle está decorando algunas de ellas con motivos alusivos.

Actualización 21-10-2021

Se actualizará según se vaya disponiendo de fotografías e información sobre las distintas fuentes.

Publicado en Etnografía, Geografía, Geología | Etiquetado | 1 comentario

Nacimiento de María. Las Edades del Hombre

María del Carmen Ugarte aprovecha la presencia de Gumiel de Izán, una vez más, en Las Edades del Hombre, para acercarnos una entrañable escena del retablo, el Nacimiento de María.

Gumiel de Izán en Las Edades del Hombre

Durante este verano, la ausencia de uno de las más entrañables escenas de nuestra retablo, la de la parte baja de calle central, habrá llamado la atención de casi todos nosotros.

¿Y ese hueco? ¿Ahí no había algo? ¿Qué ha pasado? ¿Lo están restaurando? ¿No lo habrán robado?

Afortunadamente la escena no ha sufrido ningún percance irreparable, solo se ha ido de viaje a unos cuantos kilómetros, a Carrión de los Condes, a la 25.ª edición de Las Edades del Hombre, dedicada a la luz, Lux.

Nacimiento de María en Las Edades del Hombre

Nacimiento de María en Las Edades del Hombre – Carrión de los Condes (cortesía de @Deigenitrix y Las Edades del Hombre)

La escena se exhibe en la iglesia de Santa María del Camino, en una sección dedicada a la vida de la Virgen, bajo el epígrafe «Tota Pulchra». El nacimiento de la Virgen, que recordemos fue concebida sin pecado original, tenía que estar, lógicamente, presente en esta exaltación de María. Recordemos que en 1476 el papa Sixto IV, mediante la Constitución Cum praeexcelsa aprobó la fiesta de la Concepción el 8 de diciembre. Nueve meses después, el 8 de septiembre, se celebra la Natividad de la Virgen, fecha que nosotros hemos elegido para celebrar la Virgen del Río.

Como se ha hecho en otras ocasiones,  aprovechemos la plataforma que nos brinda Gomelia, para acercarnos de modo monográfico a esta magnífica pieza de nuestro retablo.

Nacimiento de María

Tabla central del retablo en la que se representa el nacimiento de la Virgen

Nacimiento de la Virgen – Iglesia de Santa María (Pablo Las Hayas)

Estamos ante un grupo escultórico, de madera policromada, cuyas dimensiones son 120 x 101 x 24 cm. El sobredorado es el color preponderante, aunque se pueden apreciar otros matices en las carnaciones y en especial en la ropa de los personajes. Fue restaurado en 1998 por Ábside Restauraciones.

Como del resto del retablo, se desconoce su autor, aunque especialistas, como la profesora  Andrés, consideran que su autor, o autores, recibieron la  influencia de Simón de Colonia, artista que dejó una importante huella en la Ribera del Duero. Tampoco descarta la profesora Andrés la posible influencia de Vigarny, de cuya presencia en nuestra iglesia dejó constancia Ontoria Oquillas (2020). 

La realización del retablo está datada a caballo entre los siglos XV y XVI, y pensemos que el protagonismo de María —su Nacimiento, Asunción y Coronación, aparte de otras escenas presentes en el retablo— no pudo ser casual, dado el protagonismo que adquirió la Inmaculada Concepción, de la que nos hemos hecho eco arriba.

No obstante, más allá del motivo religioso, lo que nos está mostrando la escena es la vida doméstica de la alta nobleza y burguesía en los últimos años de la Edad Media, algo muy habitual en el arte pictórico de los siglos XV y XVI. En este caso, estamos ante la alcoba de una gran dama. En la pintura de finales de la Edad Media, especialmente en la de influencia flamenca, es habitual encontrar representadas estas escenas, pero llevarlas a la escultura presentaba una mayor dificultad. Encontrar representada una escena doméstica en un relieve es sin duda un plus.

Yendo al detalle, podemos apreciar tres planos en la escena. En el central, santa Ana,  dama entrada en edad, descansa recostada en una lujosa cama con dosel y columnas decoradas. El mueble ha sido guarnecido con ricas telas bordadas adamascadas, que se aprecian tanto en la parte de arriba, como en el cabecero, como en los faldones. Igualmente la colcha que cubre la cama es lujosa. Santa Ana se nos muestra tocada, y los brazos, con las manos juntas, reposan por encima de la colcha, cubiertos por las mangas de una camisa realizada con delicadas telas.

Detalle del estampado de la colcha

Estampado de la colcha (cortesía de @Deigenitrix y Las Edades del Hombre)

En la parte alta, dos mujeres, igualmente tocadas y lujosamente vestidas, probablemente las parteras, ofrecen bebida y alimento a la parturienta. Estamos, sin duda, ante los momentos inmediatos al parto. En un lateral, y junto a una de las columnas de la cama, san Joaquín asiste al alumbramiento. En esto, aunque en la alta nobleza los partos solían estar rodeados de muchos testigos, podríamos ver un signo de actualidad: el padre asistiendo al nacimiento de su hija.

La Virgen en brazos de su nodriza

Detalle de la Virgen en brazos de su nodriza (cortesía de @Deigenitrix y Las Edades del Hombre)

La niña, la Virgen, aparece ya fajada en brazos de una doncella, sentada en un lujoso taburete a los pies de la cama, plano inferior, mientras una segunda doncella, de rodillas,  calienta una mantilla en el brasero situado entre las dos. Curioso detalle este del brasero, que sin duda era una pieza importante en el mobiliario de la época. Ambas doncellas, que muestran rostros juveniles, visten sencilla pero lujosamente. Sus vestidos de época dejan desnudos sus brazos y muestran escotes cuadrados, que lucen también otras imágenes femeninas del retablo, especialmente las imágenes de la Virgen en la calle central.

En el retablo se realza por su colocación debajo de un doselete dorado y afiligranado, sobre un fondo de azul cobalto intenso, como en el resto de la parte alta del retablo.

Similitudes con el Nacimiento de María de Gil de Siloé

Unos años antes (1483-1486), la escena del Nacimiento de María había sido representada por Gil de Siloé en una relieve dentro del magnífico retablo del Árbol de Jesé para la capilla de Santa Ana de la catedral de Burgos. Aunque los especialistas (Andrés, 2002) han descartado la participación de la escuela de Siloé en la realización del retablo de nuestra iglesia, su influencia sí pudo estar presente, y queremos mostrar las similitudes de su obra a través del Nacimiento de María, obra que fue expuesta en la exposición Las Edades del Hombre en Amberes (1995) .

Burgos - Catedral 039 - Capilla de Santa Ana

Retablo del Árbol de Jesé, capilla de Santa Ana, catedral de Burgos (Wikimedia Commons)

De dimensiones similares, 120 x 90 x 27 cm, es igualmente de madera policromada y dorada, aunque en este caso la escena se amplía para mostrarnos más de lo que sería la alcoba de una dama de la incipiente alta burguesía. Siloé ha esculpido hasta el mínimo detalle, para mostrarnos la vida doméstica, en este caso totalmente femenina, pues son siete mujeres las que componen la escena.

Nacimiento de María de Gil de Siloé

Nacimiento de la Virgen capilla de Santa Ana de la catedral de Burgos (Fundación Las Edades del Hombre)

Distinguimos igualmente en la escena tres planos y uno lateral.  Santa Ana, recostada en la cama, sostiene un libro abierto, curioso detalle, inusual para la época, que resalta la altura intelectual y moral de la madre de la Virgen.

Al pie, una de las doncellas le ofrecen algo de alimento, un pan, mientras la otra sujeta un paño. En un plano más inferior, otras dos doncellas proceden a vestir a la Niña. Al igual que en la escena de nuestra iglesia, nótese el detalle del lujoso brasero entre las dos. En el lateral, una quinta doncella acude solícita, pero permanece en un segundo plano.

Las ropas que visten todas las mujeres de la escena son lujosas,  Siloé nos ha mostrado hasta el collar que luce una de las doncellas, o el trenzado del tocado. Igualmente lujosos son los muebles, así como la ropa de cama. La estancia en la que transcurre la escena es espaciosa, iluminada por altos ventanales con cristales plomados, y en el suelo lujosas y coloridas baldosas puestas en espiga. 

¿Con cuál de las dos escenas nos quedamos?

Sin lugar a dudas, la escena mostrada por Siloé es algo más lujosa, más amplia y más detallista, una obra maestra del artista, pero la de nuestro retablo no se queda atrás, y sin duda la tenemos mucho más cerca para poder apreciar algo de la vida a finales de la Edad Media.

Bibliografía

ANDRÉS GONZÁLEZ, Patricia. (2002): «En torno a la iconografía gótica en la Ribera del Duero: iconografía gomellense a fines del medievo», Biblioteca estudio e investigación, n.º 17, pp. 293-314.

FUNDACIÓN LAS EDADES DEL HOMBRE (1995): Vlaanderen en Castilla y León: op de drempel van Europa: Antwerpen 1995 / Flandes en Castilla y León: en el umbral de Europa.

—(2021): Lux. Burgos. Carrión de los Condes. Sahagún.

ONTORIA OQUILLAS, Pedro (1985): «La iglesia de Santa María de Gumiel de Izán», Boletín de la Institución Fernán González, núm. 205 (Burgos) pp. 67-128.

—(2020): «Huellas de Felipe Vigarny (P V) en Gumiel de Izán», Gomelia. En línea: http://gomelia.net/2020/01/10/huellas-de-felipe-vigarny-p-v-en-gumiel-de-izan/, [consulta: 29-09-2021].

                                                                   María del Carmen Ugarte García

Gomelia: actualización 10-10-2021

Incluimos las fotos de los detalles facilitadas por @Deigenitrix, a la que llamó mucho la atención este cuadro en la exposición y le dedicó un interesante comentario en su cuenta de Twitter.

Del «Standhalazo» al detalle.  A veces es necesario un zum; una mirada menos grandiosa para poder «mirar» a nuestra medida y «ver».  @Las_Edades , en Carrión de los Condes #Palencia muestra un panel del retablo de Gumiel de Izan, #Burgos . Nacimiento de María. Magnífico

Gracias a ella y a Las Edades del Hombre por permitirnos compartirlas.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.  En ningún caso Gomelia se hace cargo de las opiniones vertidas por sus autores.

Publicado en Arte, Las Edades del Hombre | Etiquetado , , | Deja un comentario

Lucas Pérez

En recuerdo de Lucas Pérez,  fallecido recientemente.

In memoriam

El fallecimiento de Lucas Pérez nos ha sorprendido a todos en un año en el que llevamos demasiados muertos contabilizados. Otro más, y «¡qué joven se ha ido!», como habrá dicho más de uno.

Lucas Peréz con la orquesta Alborada en el Cristos

Le recordaremos siempre con sus sonrisa, su buen humor y su saxo, alegrándonos las fiestas, como aquella tarde en el Cristo.

Más de uno tendrá en su haber también uno de sus dibujos, de sus excelentes caricaturas, porque Lucas era un artista completo.

Hijo de Ramón Pérez, artífice de que en el año 1987 nos hermanáramos con la localidad de la Bretaña francesa de Dingé, acudía con frecuencia al pueblo de sus abuelos.

Primer plano de Lucas tocando el saxofón. En segundo plano el batería

Lucas tocando el saxofón acompañando a la orquestina Alborada

Te llevaremos en nuestra memoria.

 

Publicado en Actualidad, Personajes gomellanos | Etiquetado | Deja un comentario

La Edad Media en Gumiel y algunos hombres destacados

En 1953, el historiador Valentín Dávila Jalón publicó en el Diario de Burgos una serie de artículos, «Retazos de la historia», dedicados a varios pueblos de la provincia. Hemos rescatado y transcrito de la hemeroteca el que dedicó a Gumiel de Izán y que fue publicado el 13 de mayo de 1953. Incluimos al final algunas notas que pueden ser de interés.

Tapia en piedra de San Pedro

Tapia de la huerta del monasterio de San Pedro

Retazos de la historia. Gumiel de Hizán

En el día se está despertando un intenso amor a las «patrias chicas», base para el amor a la grande, a nuestra inmortal España, e impele a las gentes a conocer el desarrollo de estas patrias chicas, o lugar de su origen o nacimiento.

A ayudar ese amor y llevar al conocimiento de los naturales de una de las villas de mayor población de nuestra provincia, algunas facetas de su historia, tienden estas líneas.

Me refiero a la villa de Gumiel de Hizán, nunca se ha escrito «Hizán», sino de cien años a esta parte, detalle importante para la etimología de su nombre. No se conoce su origen, pero no hay datos para extender su antigüedad a tiempo anterior al de la conquista árabe.

Sería conquistada hacia el año 912 por el conde Gonzalo Fernández, más adelante llamado de Lara, que a su vez ocupó Aranda, Aza y San Esteban de Gormaz, en avance conjunto con Gonzalo Téllez, también conde y fundador de Osma.

Sufriría las invasiones y destrozos de pequeños y grandes caudillos moros, así las de Aboldomador [Abolnomadar] Abecín, Almanzor y su hijo Abdelmelek, y se iniciaría su prosperidad ya avanzada la XI centuria cuando los castellanos lograron fijar la línea fronteriza en el río Tajo.

En el último tercio de la XI centuria, se fundó el monasterio llamado de San Pedro de Gumiel, de la Orden Militar de Calatrava y a poco vinculado en la religiosa de San Bernardo, en el que vivió y fue enterrado.  Este monasterio, hoy desaparecido, ejerció grande influencia en la comarca, y en él, en Diciembre de 1473, se celebró reunión de Concilio provincial de las iglesias sufragáneas de la de Toledo, y fue dueño, por compra, de la granja llamada de Porquena; en la guerra de la Independencia hubieron de abandonarlo sus religiosos y años fue vendido por el Estado a distintos particulares.

Además del expresado monasterio, tenía Gumiel de Izán, en la dozava [sic] centuria, los llamados de San Lorenzo y de Santa Eugenia, totalmente desaparecidos.

Esta villa no estuvo nunca sometida al monasterio de San Pedro de Gumiel, como un conferenciante ha afirmado recientemente, sino que tuvo vida independiente y de desarrollo muy brillante, siendo capitalidad de un extenso territorio, que comprendía las parroquias y aldeas de Tremello, ya despoblado en 1492; Revilla, que en 1521 tenía 14 vecinos; Quintanilla de los Caballeros, Tobilla de Baños, Torrecilla, Villanueva, que en 1521 contaba 54 vecinos; Rebeche, que en la misma fecha era habitada por siete vecinos y Villalvilla, que contaba 26, siendo Gumiel, en esa fecha, un núcleo urbano integrado de 653 vecinos, es decir, mayor que el actual.

En aquellas remotas centurias, su importancia es no inferior a la de Aranda, siendo incluso su término más extenso, de muchos pastos y mayor población como protegido de muchas fortalezas y torres vigías, por lo que daba cobijo a muchos monasterios y muchas parroquias; su principal núcleo urbano estaba rodeado de murallas de cónicos torreones, y castillo, y era guarnecida de número crecido de armas que, normalmente, se mantuvieron fieles a los Reyes de Castilla y les prestaron «loables servicios», todo lo cual fue base para que D. Alfonso XI concediera a Gumiel de Izán el privilegio de elevarla a «Villa Realenga», concediéndola el fuero, los privilegios, cartas, mercedes, franquezas y gracias, buenos usos y costumbres «según en la forma» que los tenía la noble ciudad de Burgos, fechándose tan señalado honor en pergamino datado en Valladolid el 28 de Noviembre de la Era 1326, y la fue respetada, hasta el año 1442, en que D. Juan II cedió su señorío a D. Diego Gómez de Sandoval, adelantado mayor de Castilla; en el año 1449 la poseía Rui González de Acitores y en 7 de Octubre de 1459 pasó a D. Pedro Girón, maestre de la Orden Militar de Calatrava, en cuyos descendientes, condes de Urueña, continuó.

Don Pedro I, llamado el Cruel y el Justiciero, la confirmó el privilegio de la villa realenga y de sus fueros, en las Cortes que celebró en Valladolid el 15 de Octubre de 1351 y le prestaron grande ayuda cuando le acogieron dentro de los muros de la población, yendo huido de la persecución de su hermano bastardo, el infante D. Enrique, y le acompañaron en la salida buen número de «gentes de armas» y el poderío guerrero de esta zona evitó que posteriormente D. Enrique, ya Rey, tomara represalias y si no la favoreció tampoco la perjudicó.

En fecha anterior a ser elevada a «Villa Realenga», era Gumiel de Izán, lugar con aldeas —ya enumeradas— y no consta perteneciera a señor alguno, antes bien parece que solo reconocía el privilegio real y ostentaba un escudo de armas de grande significación heráldica, integrado de un castillo de tres torres, dos leones rampantes y un caldero, según lo prueba un sello que se conserva en el Archivo Histórico Nacional, fechado en 1304; al ser elevada a «Villa Realenga», se ignora si continuó usando ese escudo que, desde luego, hubo de olvidar al imponerla sus posteriores señores el suyo de sus linajes respectivos. Dada la importancia histórica de aquel blasón, bueno sería que el Ayuntamiento de Gumiel de Izán solicitar autorización para su uso.
No me extiendo a facilitar datos modernos y que serán conocidos de los gomellanos, si bien debo significar que conserva Gumiel de Izán un importante y cuantioso Archivo Municipal en el que se encuentra la prueba de su glorioso vivir, mientras otros municipios se han desprendido de los suyos, ignorantes de su importancia.

En el centro de la población, de calles angostas, que estuvieron enguijarradas —propias de plaza fuerte medieval—, con restos de murallas, casas fuertes y blasonadas, alguna de saledizos de viguería, se levanta airosa, con magnífica portada de doble escalera, la parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, que se pretendió en la XVI centuria elevarla a «Colegiata», impidiéndolo el que se iniciara la debilidad económica del pueblo, por continuados y ocupación de sus hijos en la guerra de conquista por Europa; es ese templo uno de los mejores de la provincia burgalesa y su altar mayor —de 19 compartimentos tallados en madera policromada—, del último tercio de la XV centuria, es de los que pueden llamarse «muy magníficos altares».

Entre los hijos ilustres de Gumiel de Izán, se deben citar a D. Antonio Meléndez del Burgo, deán del Burgo de Osma, en cuya catedral costeó y dirigió la construcción de la notable capilla y sepulcro de San Pedro de Osma, finalizada en 1541; el P. M. Fray Francisco de Berganza Arce, O. S. B., ilustre historiador, que aunque nacido fuera de ella, procedía de esta villa de la que fue su padre y antepasados, y en la que radicaban sus bienes; don Antonio Ordóñez Ramírez, caballero de la Orden Militar de Calatrava y fallecido en Alemania de secretario de Embajada; don José de Aparicio Ordóñez, consejero y fiscal del Consejo Real y Supremo de Castilla, fallecido en 1766, muy sabio e ilustre, según el marqués de Alventos en la Historia del Colegio Viejo de San Bartolomé de Salamanca, de la que fue catedrático, y a don Valentín Jalón Gallo, fallecido en 1918, secretario de sala de la Audiencia Territorial y magistrado de la Provincial de Burgos, que al frente del Círculo Católico de Obreros, realizó una obra social sin precedentes que continúa beneficiando a la ciudad.

Que este ligero esbozo sistemático histórico sirva a los gomellanos para el mayor amor de su pueblo, es el deseo de su autor.

Notas sobre el texto de Dávila Jalón

Se he transcrito el artículo tal como fue publicado, conservando puntuación y ortografía.

Partes de este artículo ya fueron rescatadas por Alejandro Palacios para los primeros números de la revista Nos Interesa, en una serie de artículos sobre la historia de Gumiel. Volver a la que fue «nuestra revistilla» siempre merece la pena.

Al ser un artículo periodístico, Dávila Jalón no cita fuentes, por lo que algunas de las afirmaciones que realiza pueden haber sufrido cambios a la luz de posteriores investigaciones. Invitamos a los historiadores gomellanos a abundar en la materia.

No obstante,

Sobre la grafía Hizán

La H de Hizán, que Dávila sitúa en «de cien años a esta parte», apareció en el Nomenclátor de 1892, publicado por el Instituto Geográfico y Estadístico. En él, de forma genérica, se dice que se ha corregido la ortografía de algunos lugares, sin dar mayores explicaciones. Se presuponen razones etimológicas, en la mayor parte de los casos, pero no parece que sea esa la razón para el cambio.

Conviene advertir que la ortografía en español no empezó a fijarse hasta mediados del siglo XIX, cuando la Real Academia Española comenzó a fijar criterios. En cualquier caso, debe tenerse en cuenta, asimismo, que los nombres propios siguen sus propias reglas primando la costumbre en muchos casos.

Dávila Jalón apoyó el volver a escribir Izán, cuando el Ayuntamiento de Gumiel inició las consultas en los años 80 y 90 del siglo pasado.

La eliminación de la H fue aprobada en pleno por el Ayuntamiento de Gumiel en 1997. El cambio oficial se produjo a raíz de ser aprobado mediante decreto  122/1999 publicado en el B. O. E. el 17 de junio de 1999.

Sobre los nombres de los caudillos árabes

Aboldomador Abecín es Abolnomadar Abecín, un caudillo árabe, que en sus correrías asoló buena parte de estas tierras y del que se hacen eco los historiadores del siglo XVIII, Francisco de Berganza y Juan Loperráez.

 

 

 

Publicado en Hemeroteca, Historia | Etiquetado | Deja un comentario

Gumiel de Izán en «Legados»

Nuestra colaboradora María del Carmen Ugarte nos envía su reseña sobre la participación de Gumiel de Izán en la exposición «Legados» de Peñaranda de Duero.

 

Cartel de la expo, con parte de la predela como motivo pictórico

A la exposición «Legados» la han calificado algunos medios como «miniedades del hombre». Quizá sea un poco exagerado, pero sin duda merece la pena ver muy de cerca unas pocas obras de arte, que, normalmente, quedan fuera de nuestro alcance, pues aunque estén en nuestras iglesias, no siempre están a la altura de nuestros ojos.  Poder contemplarlas frente a frente, a corta distancia, es un lujo que hay que aprovechar.

Contexto histórico de «Legados»

El final de la Edad Media y el paso al Renacimiento es un periodo de gran importancia para la comarca de la Ribera del Duero. Por un lado, Aranda fue fiel partidaria de la reina Isabel en su luchas por la sucesión al trono de Castilla; por otro, importantes familias señoriales —los Zúñiga y Avellaneda, Sandoval y Rojas, de la Cueva, Tellez-Girón…— promovieron la realización de grandes obras, tanto religiosas como civiles, dejando en la comarca un importante legado material.

La exposición nos trae algunas muestras significativas del patrimonio artístico de este periodo, con piezas procedentes de Aranda, Roa, Gumiel de Izán, Baños de Valdearados, La Vid, Arauzo de Miel… Un total de treinta piezas entre cuadros, esculturas, orfebrería religiosa y libros.

Gumiel de Izán participa con tres piezas.

Gumiel de Izán en «Legados»

Tres son las piezas, pertenecientes al Museo Gomellano, que podemos ver expuestas en la exposición, las tres en la sala de la planta baja.

La primera es el Apostolado, también llamada la Ascensión, que ya estuvo expuesta en las Edades del Hombre, entre otras exposiciones, y a la que Gomelia dedicó una entrada.

Grupo de apóstoles

El Apostolado en el Museo Gomellano

La segunda es La Virgen de los ángeles músicos, igualmente expuesta en las Edades del Hombre, y a la que también dedicamos otra entrada en esta publicación.

Virgen con ángeles músicos

Virgen de los ángeles músicos (2014)

Predela de los santos mártires

La tercera pieza expuesta es un fragmento de predela, a la que dedicaremos las líneas que siguen, y que es motivo también para la ilustración del cartel anunciador, que hemos podido ver por el pueblo, y que abre este comentario.

La predela es la parte de abajo de un altar, que suele descansar directamente sobre el banco. Su forma habitual es alargada en horizontal y suele estar formada por una serie de tablas con pinturas o relieves.

Se trata de una tabla hispano flamenca, de finales del siglo XV, que probablemente perteneció a un altar del monasterio de San Pedro de Gumiel. Forma parte de una serie y en ella están representados de izquierda a derecha, san Pablo, san Jerónimo, san Esteban protomártir y san Blas.  Mide 1,30 x 0,70 m y su estado de conservación es bueno, debido a la restauración de 1964 realizada por el Instituto Nacional (Ontoria Oquillas, 1982).

Descripción de la tabla

Sobre un fondo dorado, propio de este tipo de pintura flamenca, destacan las figuras de los santos, presentados de medio cuerpo, de dos en dos, y acompañados de los símbolos habituales, vestidos, igualmente, con sus ropas características, y coronados por la aureola de la santidad.

El primero empezando por la izquierda es San Pablo. Va vestido con una túnica carmesí y un manto azul intenso, ambos con destacados vivos para dar a los ropajes un aire señorial. Se le representa como un hombre de mediana edad, con barba y melena larga y rizada, ojos vivaces. Lleva en la mano derecha la espada, símbolo de su martirio, y en la izquierda un libro abierto, probablemente los Evangelios.

A su lado, y mirándolo, san Jerónimo se nos presenta como eremita, en sobria vestidura blanca, que deja descubierto el pecho; barba y cabello recortados y blancos. Sostiene un pesado guijarro en la mano, símbolo de su paso por el desierto y su vida ascética. Entre medias de los dos santos, asoma la cabeza de un león. Cuenta la leyenda, que estando san Jerónimo haciendo penitencia en el desierto, vio pasar un león herido en una pata por una gran espina; acudió en su socorro, lo curo, y en pago, el león no se separó de él nunca jamás. Siempre según la misma leyenda, al morir el santo, que lo hizo a la edad de 80 años, el león se acostó sobre su tumba dejándose morir de hambre.

En la tabla de la derecha encontramos a san Esteban protomártir y san Blas.

A la izquierda, san Esteban aparece vestido con la dalmática roja de diácono, vestido habitual en la iconografía de este santo. Es un hombre joven, sin barba, que lleva un curioso tocado negro. Sujeta con la mano derecha la palma del martirio,  y con la izquierda un libro, este cerrado.

Finalmente, san Blas se nos presenta revestido en toda su dignidad de obispo, con capa pluvial negra, ribeteada en dorado. La tiara es blanca y dorada, el rico báculo aparece en su derecha, y en la izquierda, en contraste, un humilde rastrillo de labrador, en recuerdo del martirio que sufrió.

Bibliografía

ONTORIA OQUILLAS, Pedro: «Notas histórico-artísticas del museo de Gumiel de Izán», Boletín de la Institución Fernán González, n.º 199 (Burgos 1982) pp. 282-284.

PERIBÁÑEZ OTERO, Jesús G.: Villas, villanos y señores en el tránsito hacia la modernidad. La Ribera del Duero burgalesa a finales de la Edad Media. Universidad de Valladolid, 2016.

María del Carmen Ugarte

Datos prácticos

Lugar: Palacio de los Condes de Miranda- Peñaranda de Duero

Julio-octubre 2021

Horario: Martes a sábado: 11-14h  y 16-19h

Domingos: 11-14h

Lunes: Cerrado

Instalaciones accesibles

Entrada gratuita.

 

Publicado en Actualidad, Arte, iglesia, museo gomellano | Etiquetado | Deja un comentario

Pedro Ontoria Oquillas en Gomelia

Artículos de Pedro Ontoria Oquillas en Gomelia

Plaza mayor desde lo alto del campanario

Plaza mayor años 70 (P. Ontoria)

In memoriam

El pasado 8 de julio nos dejó nuestro compañero Pedro Ontoria Oquillas (Gumiel de Izán, 1942 – Santa Cruz de Tenerife, 2021).

Desde el primer momento, Pedro creyó y confió en nosotros, y nos alentó a llevar a cabo esta modesta empresa, cuyo fin no es otro que ser un medio de comunicación entre gomellanos, y de compartir, de forma abierta, los conocimientos que sobre el pueblo tenemos cada uno de nosotros.

Inmaculada

Inmaculada (P. Ontoria, 13-8-1977)

Él  supo poner a disposición de la comunidad muchos de esos conocimientos en diversas publicaciones, algunas accesibles en Internet. Por desgracia, otros muchos proyectos sobre el pueblo se habrán quedado sin redondear en alguna carpeta de su ordenador, pero no perdamos la esperanza de que alguien, algún día, pueda continuar su obra.

No solo textos, Pedro guardaba también muchos testimonios gráficos sobre Gumiel, algunos de los cuales compartió en estas páginas y en algunas de sus publicaciones. Las fotografías que tomó en los años 70 durante sus vacaciones en Gumiel resultan imprescindibles para saber algo de cómo fue nuestro pasado más inmediato. Hemos querido ilustrar este humilde homenaje con alguna de ellas.

Arco del Matadero

Intentaremos mantener viva esta publicación a pesar de tu ausencia, animaremos a otros a seguir investigando sobre el pasado y el presente de Gumiel y a difundir esos conocimientos sobre nuestros pueblo. Porque como nos comentaste más de una vez:

El gran libro sobre Gumiel tiene que ser necesariamente plural, no obra de uno, ni de dos, no tocar un solo aspecto, sino los más posibles.

Porque nos animaste a seguir en este proyecto, porque creíste en nosotros cuando nadie lo hacía,  y sin apenas preguntar, porque seguiste ahí cuando cundió el desánimo. Por todo ello,

Gracias, gracias, gracias.

 

Barrio de la Mina años 70i

La Mina (P. Ontoria, 1977)

Publicado en Actualidad, Pedro Ontoria | Etiquetado | 2 comentarios

Mural feminista en Gumiel

Conchi González Gómez y María del Carmen Ugarte se han unido para contarnos la génesis del mural feminista en Gumiel.

¿Qué hacen esas ahí subidas?

Una mañana, los vecinos del barrio de La Mina se encontraron con un andamio y dos chicas, en traje de faena, subidas en él.

Andamio que cubre toda una pared. Se aprecia dos mujeres subidas en él

—Van a pintar la pared —dijo una vecina.

—Son de Tubilla —aclaró una segunda más enterada—. Es Pili, la de los bolsos, y su hermana.

Y así, sin más, pasaron la mañana viendo cómo empezaban a aparecer unas figuras sobre la pintura del fondo.

—Parece que están pintando unas mujeres… por la melena.

… y al día siguiente, y al otro…

Detrás del anadmio se perciben unas figuras femeninas con faldas largas, antiguasre—A mí me recuerdan a las meninas.

—¡Ah, sí! A las de Velázquez. Pues se dan un aire…

—No, a las que han sembrado por las calles de Madrid

… y esas manos y esas caras…

Detrás del andamio se ven las figuras femeninas y una serie de manos abajo del mural

El mural parecía ya terminado, aunque le faltaban algunos detalles.

—No está terminado, que faltan las caras.

—Son así, son mujeres anónimas, somos todas, que me lo ha dicho Pili.

—¿Y esas manos ahí abajo qué pintan?

—No sé, pero parecen pedir ayuda.

—Una lleva abanico… ¡y otra un bolso!

… y el mural habló

Rosal en primer término, escaleras y al fondo el mural con las leyendas

… porque acompañando a las mujeres sin rostro, y a esas manos que parecían pedir ayuda, apareció una leyenda:

—RES-PÉ-TA-NOS.

—¡Anda! ¿Y eso?

—Yo qué sé. Espera a ver…

… y otro par de manos en las que estaba escrito:

—NO VIOLENCIA.

—¡TE AYUDO!

¡Es un mural contra la violencia de género!

El porqué de este mural feminista

Aparte del deseo expresado por el Ayuntamiento, alguna vez y en alguna parte, de contar en Gumiel con un mural de esos tan bonitos, que están extendiéndose por los pueblos del entorno, la razón de este mural está en una subvención otorgada por el Día Internacional de la Mujer para la concienciación sobre la igualdad, y sobre todo, contra toda forma de violencia contra las mujeres.

Una vez que se contaba con los medios, las artistas, Pilar y Ana Manso, estaban cerca, pues ya habían realizado en su pueblo, Tubilla del Lago, algunos de los murales que forman parte de la Ruta del Arte de este pueblo.  En especial, por su temática, destacamos de estas artistas el mural dedicado a la mujer rural, que puede verse según se entra a Tubilla, a la izquierda.

Después hubo que buscar la pared más adecuada. Se consideraron otras, pero tenían menos visibilidad, así que por fin se llegó a…

La Mina, el barrio más bonito de Gumiel

Y en palabras de Conchi: «Así luce de bien ahora el barrio más bonito de Gumiel».

El rosal en primer término y al fondo el mural al completo.

Fotografías: Conchi González Gómez 

Texto: María del Carmen Ugarte, que agradece a Pili Manso las explicaciones al pie del mural.

 

Publicado en Actualidad, Arte | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Filomena pasó por Gumiel

A la Loquilla Manitas, que así le gusta que la llamen, la pilló Filomena en Gumiel, y, ni corta ni perezosa, sacó estas fotos para la posteridad.

Lamentamos publicarlas con tanto retraso, pero se habían ido al sitio equivocado.

Filomena en Gumiel

Nuestra espontánea fotógrafa, Loquilla, empezó su paseo por…

… La Mina

Todo nevado. Primer plano de tapia de corral, al fondo casas.

Esquina de La Mina con el camino de la Virgen

Vista del caño y de los jardincillos que lo rodean.

Vista del caño y del parquecillo de La Mina

Siguió por la…

… trasera de la iglesia

Muro que rodea la iglesia. Se aprecia la hierba del muro.

Calle Aldabones. Trasera de la iglesia.

Escalera trasera de la iglesia. Se nota las pisadas.

Escalera trasera de la iglesia

Entre la niebla, llegó hasta…

… la Virgen

Vista norte de la ermita de la Virgen

La ermita de la Virgen.

Finalmente, volvió al pueblo, para dejarnos una hermosa estampa de churrulines colgando de los aleros.

Una ventana en una fachada que refleja un tejado nevado. Del alero cuelgan churrulines.la

Churrulines colgando del alero

 

Publicado en Actualidad, Fotografía | Deja un comentario

En recuerdo de la Cruz de Mayo

Nuestra colaboradora María del Carmen Ugarte nos envía estas fotos del 2008. Quieren ser un homenaje a los vecinos de El Vergel, que durante tanto tiempo supieron mantener esta tradición.

La Cruz de Mayo

Primer plano de la guirnalda que corona la cruz. Orla de flores y en medio la imagen de la Virgen del Río

La Cruz de Mayo

Los preparativos

Vecinos contemplando la escena. En primer plano un vecino prepara una gruesa soga para elevar la cruz

Unos trabajan y otros observan cómo se hace.

 

María y Antonio tras de la guirnalda de flores

María y Antonio terminan de preparar la corona

En primer plano un hombre sujeta el remate de la luz al mástil

Sujetando bien la cruz al mástil

Los vecinos

Grupo de vecinos posando ante la guirnalda

Vamos a hacer una foto para la posteridad

Hasta septiembre…

La cruz se yergue en medio de la plazoleta, mientras los hombres recogenbc

Ya estoy arriba.

¡Ojalá la tradición vuelva algún día!

 

Publicado en Etnografía, Tradiciones | Etiquetado , , | Deja un comentario