Diálogos de sábado en el mercadillo de Aranda —¿Qué? ¿Ya tienes la entrada para la caravana de mujeres? —Eso tú, que yo estoy servido. —¡Qué vergüenza! Me voy ...